Últimas publicaciones de Martin Jelsma

Las tensiones internacionales por la decisión de Uruguay de regular el cannabis alcanzaron nuevas cotas cuando Raymond Yans, presidente de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), acusó al Gobierno uruguayo de actitud "de piratas" frente a las convenciones de la ONU.

En América Latina se está dando una tendencia innegable a alejarse de la “guerra contra las drogas”. Este informe ex­plica los antecedentes de la apertura del debate sobre las políticas de drogas en la región, resume los aspectos más relevantes de las reformas y propone una serie de recomenda­ciones que podrían ayudar a avanzar el debate.

Un creciente número de países está considerando desarrollar políticas nacionales adecuadas que se alejen del enfoque prohibicionista frente al control de drogas, pero estos países deben prestar mucha atención al marco de fis­ca­iización de estupefacientes de la ONU, del cual son parte casi todas las naciones.

El khat se ha consumido durante miles de años en las tierras altas del África oriental y el sur de Arabia. Las estrictas prohibiciones del khat impuestas en Europa para la supuesta protección de las comunidades inmigrantes han tenido graves consecuencias negativas.

La respuesta de la JIFE a Bolivia es un claro indicio de que las grietas
en el consenso de Viena se acercan a un punto de ruptura y que sus
principales guardianes están en apuros y ya no son capaces de responder
a los retos y las presiones de forma racional.

Cincuenta años después de su entrada en vigor, es hora de realizar una es hora de plantear una reflexión crítica sobre la validez de la Convención Única hoy en día: una relectura de su importancia histórica y una evaluación de sus objetivos, sus puntos fuertes y sus puntos débiles.

Este documento analiza los motivos tras la propuesta de Bolivia de eliminar de la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes la obligación de abolir la práctica de masticar coca y los argumentos que se han planteado en su contra.

La aparición de enfoques más pragmáticos y menos punitivos con respecto a la cuestión de las drogas podría representar el inicio de una etapa de cambios en el actual régimen mundial de fiscalización de estupefacientes.

Afganistán sigue siendo el principal productor de opio en el mundo. Además, en el país está creciendo el consumo problemático de heroína, un tema del que poco se habla. Las actuales políticas de droga en Afganistán no son realistas, están motivadas por un interés inmediatista de producir resultados, y no están fundamentadas en un análisis de las causas subyacentes de los problemas.

Este informe presenta un resumen de buenas prácticas en reformas legislativas de drogas de todo el mundo, que representan un alejamiento del modelo represivo de la tolerancia cero y un avance hacia políticas de drogas más humanas y fundamentadas en pruebas empíricas.

El artículo analiza el informe de La Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia y los principios que deberían guiar la construcción de un nuevo paradigma, desde la proporcionalidad en el castigo hasta la flexibilidad para que cada país pueda aplicar normas que se ajusten a su cultura y su tradición.

La propuesta de descriminalización de pequeñas cantidades de droga para consumo personal en la Argentina no es un salto en la oscuridad, sino un significativo primer paso para salir de la oscuridad del pasado.

Este informe del TNI intenta contribuir a un mejor entendimiento de las dinámicas del mercado actual en el sudeste asiático, esencial para el diseño de respuestas políticas más efectivas, sostenibles y coherentes con principios de derechos humanos y de reducción del daño.

Las políticas represivas contra las drogas durante los últimos diez años han fracasado, pues sus precios están en mínimos históricos, pero la legalización tampoco soluciona todos los problemas relacionados con la economía de las drogas ilegales. ¿Cuáles serían pues los principios y estrategias de las eficaces políticas alternativas que están surgiendo?

Martin Jelsma y Tom Kramer, miembros del programa de Drogas del TNI, viajaron por Afganistán el pasado mes de abril para observar la situación del opio y el impacto de la nueva orientación de la política de drogas implementada en ese país. En este reportaje los autores narran sus impresiones de la realidad afgana y los últimos desarrollos del combate al opio.

Este número de Drogas y Conflicto se centra en las iniciativas para la eliminación del opio y en la polémica sobre la participación de las fuerzas militares en las operaciones antidroga en Afganistán.

Este número de Drogas y Conflicto explica los motivos, contexto y alcance de la reivindicación que se viene haciendo desde hace una década de retirar la hoja de coca del estricto control internacional de drogas, así como los procedimientos que habrían de seguirse para lograr ese objetivo.

La comunidad internacional debe permitir al gobierno colombiano reinstalar la coherencia en su política hacia los cultivos ilícitos y el proceso de paz, y apoyar un cese de la guerra química y biológica contra los cultivos, en defensa de las comunidades cuya economía de sobrevivencia está siendo destruída, en protección al medio ambiente y en bien de una real perspectiva de paz.

Las Naciones Unidas ha llevado a cabo numerosas conferencias y cumbres con el propósito de negociar una propuesta global hacia las drogas ilícitas. Sin embargo, aparecen cada vez más grietas en este modelo supuestamente universal que, en realidad, se basa en un consenso sumamente frágil.

Aumenta la presión sobre los campesinos de opio en Afganistán y Birmania a medida que las autoridades locales aplican la prohibición del cultivo de adormidera, una medida con un impacto profundo e inmediato en los medios de vida de más de 4 millones de personas.