Follow-up seminar Reclaiming Public Water

19 January 2006
Article
 

Follow-up seminar Reclaiming Public Water
Presentation of the Spanish edition of Reclaiming Public Water

Madrid, 17-18 November 2005
Co-organised by TNI, CEO and Ecologistas en Acción (Spain).


Aguas: desde la Multisectorial aseguran que “otro modelo de gestión es posible”
Sin Mordaza - Santa Fe, Argentina, 12.01.06

Las organizaciones de la Multisectorial de Santa Fe y los trabajadores de la empresa Aguas Provinciales de Santa Fe S.A. Zona Norte, quienes continúan garantizando la prestación del servicio de agua y cloacas, acordaron un plan de acción ante la retirada de la concesionaria francesa.

El rosarino Alberto Muñoz, disertante de la Asamblea Provincial por el Derecho al Agua, visitó la ciudad capital y comentó, junto a miembros de la Multisectorial local, los principios del plan de acción. Los mismos pueden resumirse en:

- Rescindir el contrato con la Empresa Aguas provinciales de Santa Fe S.A. por sus reiterados incumplimientos.
- Iniciar un nuevo modelo de gestión pública y social con participación ciudadana que asegure acceso universal, buena calidad y menor tarifa.
- Defender el agua como bien común y derecho humano, como sostenedor de nuestro ecosistema natural y como elemento vital contra el despilfarro, la contaminación y la degradación de las cuencas.
- Excluir el agua como mercancía de lucro.

Alberto Muñoz está involucrado en la temática del agua desde 1997. Integrante de la Unión de Usuarios y Consumidores filial Rosario, forma parte de la Coalición Mundial contra la Privatización del Agua y de la Red Vida (latinoamericana). Además, escribió dos libros: “Las canillas abiertas de América Latina” y “Por un modelo público de agua”.

“Estamos a horas de la hipotética reunión de accionistas de Aguas Provinciales de Santa Fe, en donde pareciera que ser va a decidir el destino de 1,8 millones de santafesinos de las 15 ciudades concesionadas para los próximos veinte años”, comenzó Muñoz, en diálogo con Sin Mordaza.

El disertante manifestó que “volvemos a insistir en la lucha, que tuvo su punto más importante en el Plebiscito provincial por el Derecho al Agua en 2002, donde 256 mil santafesinos pidieron la rescisión del contrato y el inicio de un modelo de gestión pública con participación social”.

Muñoz comentó que “más allá del doble discurso del Gobierno provincial, que durante 2005 habló de recuperar soberanía, reconoció después de nueve años que la empresa había incumplido sistemáticamente el contrato”. Pero, “lejos de hacerse cargo de esas palabras, (el Gobierno) trató por todos los medios de que la empresa se quede y, cuando ésta tomó la decisión definitiva de irse, intentan continuar con el contrato, que ha sido un total fracaso”. En este sentido, Alberto Muñoz calificó a la empresa de “ineficiente e inepta, incompetente y mala administradora”.

Los incumplimientos del Grupo Suez

Un dato aportado por el expositor es que a ciertas localidades del interior se les provee agua que no respeta los niveles del Código Alimentario Nacional.

Ente los incumplimientos, Muñoz enumeró que no se han hecho las obras de expansión e infraestructura del proceso de catalización del acueducto Rafaela-Esperanza y las obras del casco céntrico de la ciudad de Rosario.

También recordó que al cumplir el primer año de concesión (en 1996), la empresa pidió renegociar el contrato. “Es decir que no cumplió”, evaluó el disertante y comentó que en ese momento, “se abrió un proceso de renegociación que terminó en un aumento del 13,85% que estamos pagando los santafesinos, desde abril de 1999”.

“Paralelamente -continuó-, esta empresa pidió dos créditos al BID que fueron asignados para hacer las obras de cloacas en los barrios más humildes, pero no se hicieron. O sea que esta empresa no sólo defraudó a los santafesinos, sino también al BID porque suscribió una serie de compromisos para pedir esos créditos y no fueron cumplidos”, expresó el rosarino.

La viabilidad del nuevo modelo de gestión

Consultado acerca de la viabilidad concreta del proyecto presentado por la Asamblea Provincial por el Derecho al Agua, Alberto Muñoz deslizó: “No queremos volver a los efectos de la Dipos, cuyos administradores luego dijeron que la única alternativa era privatizar”.

Asimismo, informó que “sólo el 5% de la población mundial recibe sus servicios de empresas privadas, quienes se están aprovechando de los estados, que en vez de defender los intereses de los ciudadanos, han trabajado todo este tiempo para sus intereses personales”.

“Este proyecto es absolutamente viable en Santa Fe, porque el personal que se ha hecho cargo del servicio con anterioridad está formado en las universidades. Han venido sólo dos técnicos franceses, la estructura se mantiene con profesionales y técnicos argentinos. Y si hoy estamos tomando agua, no es por la empresa Suez sino porque nuestros abuelos, durante varias generaciones, colocaron caños en las distintas ciudades”, consignó Alberto Muñoz.

Según informaron, estas propuestas ya han sido elevadas al Gobierno en “innumerables ocasiones durante estos años”. Desde la Multisectorial Santa Fe aseguran que “desde el inicio de la concesión han surgido proyectos desde distintos sectores, por lo que habría base para la construcción de una empresa pública”.

“Hay muchas energías en nuestra provincia para aportar a una solución de este tipo”, alentaron.

En este sentido, Alberto Muñoz disparó: “Es un eufemismo pensar que el Estado no puede invertir en saneamiento, porque siempre lo hace, ya sea invirtiendo antes de la enfermedad -colocando cañerías- o después -en antibióticos, médicos y camas de los hospitales públicos-”. “Deberíamos preguntarnos cuántas enfermedades relacionadas por vectores al tema hídrico podrían evitarse si se invierte”, reflexionó.

“Una barbaridad”

“Lo que está haciendo el Gobierno es una barbaridad -evaluó Muñoz- porque va a permitir una transferencia de acciones que falsamente va a capitalizar la empresa. En realidad, Aguas Alberdi no va a poner ni un peso”, dijo.

En tanto, el expositor se formuló la siguiente pregunta: “Si a las obras las va a hacer el Estado, ¿para qué queremos a un banco y una fábrica de cerámicos que vengan a lucrar con un derecho elemental?”.

Finalmente, el rosarino reiteró que “si una familia no tiene derecho al agua, no tiene derecho a nada, porque sin agua directamente no se puede vivir”.