Quieren monitorear trato laboral de empresas europeas

17 November 2005
Article
 

Quieren monitorear trato laboral de empresas europeas
Milenio, 26 de noviembre de 2002

Una de las preocupaciones más sentidas entre las organizaciones que se reúnen mañana martes en Bruselas dentro del primer foro de diálogo México-Unión Europea (UE), es la falta de un observatorio social que entre otras funciones vigile el cumplimiento de los derechos laborales por parte de las empresas europeas.

"Se trataría de poder monitorear a las empresas incluso antes de que se instalen", comentó a Milenio Antonio Villalba, del Frente Auténtico del Trabajo.

Según Villalba, al igual que las estadounidenses, las empresas europeas aprovechan la "ambigüedad" que caracteriza a las leyes laborales mexicanas para cometer abusos contra los trabajadores ante la mirada pasiva o cómplice de las autoridades.

El proyecto de "responsabilidad social empresarial" será impulsado por alrededor de unas 30 organizaciones agrupadas en la Red Mexicana de Acción ante el Libre Comercio (Remalc) y la Iniciativa de Copenhague para América Central (Cifca), con oficinas en Europa.

En un encuentro previo celebrado en noviembre de 2001 en México, las mismas asociaciones reclamaron como prioridad "que toda inversión extranjera respete los derechos económicos, sociales y culturales". No obstante, la de crear una instancia de ese tipo para las empresas de la UE es una antigua demanda que data de 1997 que desoyeron los negociadores europeos y mexicanos del Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación.

La Remalc y Cifca han dejado claro que de los monitoreos surgirán "recomendaciones" y de ninguna manera calificaciones de carácter resolutivo, además de que en el proceso de análisis estarían involucrados funcionarios gubernamentales así como representantes sindicales, sociales y empresariales (MILENIO 23-11-2002).

Villalba consideró que si la UE acepta que su empresariado sea sometido al escrutinio laboral, como lo hacen en sentido contrario con sus proveedores mexicanos compañías como la sueca H&M, "la presión" para que las firmas estadounidenses también sean monitoreadas crecerá de manera enorme.

En México hay actualmente 5 mil 365 empresas europeas, mil 101 más que hace dos años cuando entró en vigor el tratado de libre comercio.

"Un empleado de cocina en Alemania gana por ley un mínimo de mil 600 dólares al mes, mientras que un obrero mexicano trabajando para la misma empresa gana la mitad", señaló Enrique Gómez, asesor del Sindicato de Euzkadi, la empresa alemana fabricante de llantas a la que hace referencia.

El 16 de diciembre del 2001 la compañía alemana Continental Tires, propietaria de Euzkadi, decidió cerrar la planta y despedir a mil 164 trabajadores por problemas en el desarrollo de un "paquete de productividad", que el sindicato rechazó.

La necesidad de evaluar el comportamiento de los empresarios provenientes de la UE será una vez más escuchada por las autoridades mexicanas y comunitarias, que también participarán en el encuentro de mañana.