“El deseo de EEUU de aplastar a Cuba… fracasó”

07 June 2007
Article
In collaboration with
Recientemente Saul Landau estuvo algún tiempo en Cuba. Durante su estancia pudo entrevistar a Ricardo Alarcón de Quesada, presidente del Parlamento cubano.

Saul Landau: Cuba recientemente recibió miles de millones (de dólares) en inversiones de parte de China y Venezuela. Además, los precios del níquel han aumentado mucho y firmas extranjeras están perforando en busca de petróleo cerca de las costas cubanas. ¿Qué hará el gobierno cubano con estos ingresos? Ricardo Alarcón: Aunque hemos estado produciendo más y reduciendo nuestra dependencia, aún tenemos que importar petróleo y alimentos. Y los precios de los alimentos están aumentando con esta locura de utilizar los granos para los biocombustibles. Históricamente Cuba siempre ha necesitado comprar y vender con otros países. Vendemos azúcar y otras cosas, por supuesto, pero aún tenemos que pagar por servicios y maquinaria –y para otras importaciones. Recuerde, pagamos un precio mayor que cualquier otro país, gracias al embargo de EEUU. Landau: La pregunta que está en la mente de la mayoría de los norteamericanos: ¿Y después de Fidel? Alarcón: Después de Fidel, después de mí, después de usted, la vida continuará, la revolución continuará. Fidel es uno de los pocos sobrevivientes de la generación que luchó en la Sierra Maestra. Otros han muerto o se han retirado. Fidel ha sido saludable, fuerte, y era joven al principio. Durante esos años hemos desarrollado una generación de personas con 20-30 años de experiencia en el gobierno; otra generación de gente más joven también ha acumulado alguna experiencia. En resumen, no tengo dudas de que el proceso revolucionario en Cuba continuará. A los que hacen la pregunta, sugiero que miren lo que está sucediendo en toda la región. La revolución se ha reproducido exitosamente en toda el área. Landau: Cuatro de los hijos ideológicos de Fidel son ahora presidentes en Latinoamérica. Alarcón: Algunos realmente se refieren a Fidel como su padre, no biológico, por supuesto. Cada proceso revolucionario --Venezuela (Chávez), Bolivia (Morales), Ecuador (Correa) and Nicaragua (Ortega) –y se verán más—es diferente. Por supuesto, todos tienen ciertas cosas en común. Pero cada uno tiene su propio estilo, su propia respuesta a diferentes realidades. El hecho más importante es que mucho antes de que Fidel muera, ellos y nosotros podemos sentirnos orgullosos de ver que hemos triunfado. No pudo haber sucedido antes. Siendo Cuba pequeña y estando aislada, pudo haber sido destruida. Pero ahora el proceso revolucionario no puede ser detenido. El deseo de EEUU de aplastar a Cuba durante todos estos años fracasó, y con las nuevas revoluciones es imposible aplastar la revolución. Landau: ¿Contrarrevolución? Una jueza federal acaba de poner en libertad a un hombre acusado de terrorismo en Venezuela y Cuba. Luis Posada Carriles está acusado de sabotear un avión cubano de pasajeros en Barbados en octubre de 1976 (matando a los 73 pasajeros y tripulantes). Irónicamente, cinco cubanos que fueron enviados a EEUU para espiar a los terroristas, fueron arrestados y llevados a prisión (1998). Posada camina por las calles de Miami junto con otros conocidos terroristas. ¿Cuál es la respuesta de Cuba? Alarcón: En primer lugar, lo que sucedió con Posada ilustra nuestra razón para enviar a los cinco a monitorear las actividades terroristas que fueron y siguen siendo planeadas contra nosotros. Tenemos que tratar de saber lo que estos terroristas están planeando contra Cuba. La obligación más importante de cualquier gobierno es la de proteger a su pueblo. Tenemos ese derecho y esa obligación. Durante décadas Cuba ha sido blanco del terrorismo, principalmente surgido de Miami. Y los terroristas han actuado con impunidad. Muchos norteamericanos no se dan cuenta de eso. La historia de Posada repite la historia de Orlando Bosch. Bosch también está en libertad y también se le busca por el sabotaje al avión cubano –junto con Posada. Desafortunadamente, cuando EEUU ha sabido de planes terroristas no ha actuado para impedirlos, no ha cumplido con sus obligaciones legales. Así que la única opción de Cuba fue la de tratar de descubrir los planes de ataque antes de que ocurrieran, y luego avisar al FBI con la esperanza de que actuaran; no lo hicieron. ¿Qué tipo de régimen tienen ustedes? ¿Una cruzada contra terroristas? ¿O una que protege a terroristas? Aplíquese la famosa Doctrina Bush: “El que proteja al terrorista es tan culpable como el terrorista”. Lleva años diciendo eso. Bueno, él los está protegiendo, y lo ha hecho durante años. No critico a la jueza que liberó a Posada, por el contrario. Posada fue objeto de un proceso legal amañado, no fue acusado de ningún delito serio, sino por supuestas violaciones menores de inmigración. El gobierno sabía que él estaba siendo juzgado en Venezuela por destruir un avión en otro país. Posada incluso ha publicado su autobiografía. Dio entrevistas de prensa al NYTimes e incluso habló de sus logros terroristas. Landau: No se distingue por su modestia Alarcón: Más bien sufre de megalomanía. En cuanto al sabotaje al avión, la administración Bush ha sido desenmascarada. Hay acuerdos internacionales que requieren que EEUU extradite a Posada a Venezuela, de donde escapó de la prisión, o lo juzgue en Estados Unidos. Washington no ha hecho ninguna de las dos cosas. En cuanto a castigar los actos criminales, el Artículo 7 de la Convención de Montreal para la Supresión de Actos Ilegales Contra la Seguridad de la Aviación Civil dice que un país que albergue a alguien buscado en otro país por actos violentos contra un avión civil tiene dos opciones: extraditarlo o, sin excepciones de ningún tipo, juzgarlo inmediatamente. EEUU no nos advirtió del acto ni lo impidió. Han pasado dos años y aún Bush no ha identificado a Posada como terrorista. No puede ser amnistiado. Una cosa es atacar a alguien en tierra y otra en pleno vuelo. Eso último condena a cualquiera. La embajada de EEUU en Caracas transmitió inmediatamente después del sabotaje del 6 de octubre detallando el informe de la policía de Trinidad que capturó a los dos individuos que colocaron las bombas en el avión. Ambos confesaron que Posada y Bosch los habían contratado. La embajada de EEUU alertó a Washington de que “se nos va a pedir cooperación y necesitamos instrucciones”. He aquí otro informe, fascinante, acerca de sacar a Bosch de Venezuela, porque él no es ciudadano venezolano –Posada sí—y no lo llegaron a hacer. Algo sucedió. Finalmente, los venezolanos tuvieron que detener a los dos, porque la noticia se había regado por todo el Caribe. Yo era embajador ante la ONU en esa época y recuero que el Presidente Carlos Andrés Pérez –el mejor amigo de EEUU en la región—no Hugo Chávez, habló en la ONU. Yo estaba allí. Él hizo un sincero y dramático llamado a EEUU. Él dijo: “Por favor, ayúdennos. Dennos información acerca de este caso, porque muchas naciones caribeñas están acusando a la CIA y al gobierno de EEUU de estar implicados en el sabotaje al avión”. Fue un gran escándalo en nuestra región. Por eso el caso Posada continúa provocando tal reacción en todo el Caribe. Todos los días hay editoriales, artículos, comentarios en todas las islas. La gente está sorprendida por la manera en que el caso ha evolucionado. Hay muchos documentos referentes a este caso. ¿Por qué? Porque el propio Posada se le dijo a la jueza, ha estado trabajando “con ellos” durante más de 25 años. Su conexión con la CIA y el FBI es de tan larga data y tan intensa que tiene que haber muchos documentos durante un largo período de tiempo. Landau: ¿No hay un refrán en español que dice: “Cría cuervos y te sacaran los ojos”? ¿Este caso un ejemplo? Alarcón: Si no lo es, está muy cerca. Landau: Cambiando de tema: usted ha estado observando la guerra en Irak. Hace cuatro años y dos meses Bush hizo el anuncio de “Misión Cumplida” y hace unos pocos meses dijo: “Estamos avanzando un poco” en el control de Bagdad. ¿Cómo ve usted la guerra de Irak desde La Habana? Alarcón: Es una tragedia para el pueblo norteamericano, para EEUU como nación y para todo el mundo. Hay una guerra injustificable que ha provocado un enorme sufrimiento a los iraquíes. Nadie sabe cuántos han muerto. La excusa para la guerra ha sido muy manipulada. El resultado tampoco puede ser ignorado por Bush. Actualmente el terrorismo es un peligro mayor que en el momento de la invasión a Irak. Al invadir a Irak, EEUU ha promovido más indignación, más resentimiento, más odio. Recuerdo lo que Fidel Castro dijo después del 11/9, cuando expresó nuestra solidaridad con el pueblo norteamericano. Él advirtió que la guerra empeoraría la situación. ¿Cuál es la solución? Nadie sabe. Y EEUU se ha enredado tanto y nadie sabe por cuánto tiempo. Lo ha hecho en una región explosiva de forma tal que ha traído violencia y odio a la región. Esto va más allá de un error. Es una tragedia humana. Landau: Tenemos el calentamiento global, la propagación de enfermedades y la pobreza. Veo optimismo expresado en las vallas en Cuba (Patria es humanidad). ¿Cómo mantienen ustedes el optimismo? ¿Cómo cambiarían ustedes este amenazador desastre? Alarcón: La humanidad ha alcanzado un punto en el que no hay muchas opciones. Tenemos que cambiar. Recuerde los acuerdos de la Cumbre de la Tierra en 1992 en Río de Janeiro, al que asistió George Bush padre. La humanidad debe cambiar sus patrones de producción y consumo, la única manera de enfrentar lo que está sucediendo en el medio ambiente. Si no lo hacemos, será el fin de nuestros problemas. A nadie le importarán las crisis en el Medio Oriente. La izquierda y la derecha, los neoconservadores y los comunistas no tendrán esperanza, ningún futuro, a no ser que cambiemos. Soy optimista. La historia ha demostrado que los humanos son la única especie que ha creado espíritu, pensamiento, e imaginar que ese animal destruya la vida es impensable. Creo que la gente está tomando conciencia. Esto significa que debemos encontrar otro modo, no basado en al avaricia y el egoísmo, sino en la solidaridad y la cooperación. La otra opción es el fin del mundo.