La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) fue establecida en 1968 como órgano de supervisión de la aplicación de las convenciones de fiscalización internacional de drogas de las Naciones Unidas. Existen tensiones por la forma en que la JIFE desempeña sus funciones y por su interpretación jurídica de las convenciones, que muchos consideran que excede su mandato.