Chile autoriza el interrogatorio de 46 ex altos cargos de la dictadura a petición de EE.UU

15 March 2000
Article

La Corte Suprema chilena dio su autorización ayer para que un juez interrogue a 46 ex altos funcionarios de la dictadura del general Augusto Pinochet por petición de la justicia estadounidense.

Published at
El País

La Corte Suprema chilena dio su autorización ayer para que un juez interrogue a 46 ex altos funcionarios de la dictadura del general Augusto Pinochet por petición de la justicia estadounidense, que envió por exhorto preguntas relativas a la investigación que realiza la fiscalía del distrito de Columbia del asesinato, en 1976, del ex canciller chileno Orlando Letelier y su colaboradora Ronnie Moffit, cometido en Washington por agentes del régimen.

Esta nueva acción de la justicia chilena coincide con la detención, el pasado viernes, del general en retiro Raúl Iturriaga Neumann, a petición de la justicia chilena, y estrecha aún más el cerco sobre el ex dictador Augusto Pinochet.

Aunque la carta rogatoria sobre el caso Letelier solicitaba también que un fiscal estadounidense asistiera a los interrogatorios en Chile, esta petición fue denegada por la Corte Suprema, que designó al juez Joaquín Billard para que tome las declaraciones. Entre los que serán interrogados figuran dos ex ministros del Interior de Pinochet, dos ex miembros de la Junta de Gobierno y una quincena de generales actualmente en retiro. De los 46 mencionados en el exhorto, cuatro ya están fallecidos y dos -Manuel Contreras y Pedro Espinoza, ex jefe y ex número dos de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA, policía política del régimen), respectivamente - fueron condenados en Chile por el asesinato de Letelier.

Los afectados reaccionaron ayer con dureza, criticando la acción judicial norteamericana, y estimaron que constituye parte del cerco que se quiere tender "no sólo sobre el general Pinochet, sino contra el Ejército completo", como afirmó el general retirado Jorge Ballerino, uno de los que será interrogado.

El asesinato de Letelier, cometido por agentes de la DINA en Washington, mediante explosivos en el auto que manejaba el ex ministro de Salvador Allende, quien se encontraba en el exilio, ya ha sido juzgado en Chile. Sus resultados: condena a Contreras a siete años de prisión, y a Espinoza, que ya cumplió su pena de seis años.

Ayer también se supo que el general retirado Raúl Iturriaga está detenido desde el pasado viernes en Chile a petición de la justicia italiana, según informaron ayer fuentes judiciales chilenas. Iturriaga fue condenado en rebeldía por la justicia italiana por homicidio frustrado contra el ex vicepresidente chileno Bernardo Leighton y su esposa, Ana Fresno, que resultaron gravemente heridos en el atentado ocurrido el 6 de octubre de 1975 en Roma.

El militar chileno era entonces jefe de operaciones en el exterior de la DINA. Leighton, que fue fundador del Partido Demócrata Cristiano chileno, falleció en 1996 a los 85 años. La orden de detención contra el ex alto jefe de la Dina fue dictada por el magistrado Hernán Álvarez, quien en calidad de presidente de la Corte Suprema actúa en los procesos de extradición como tribunal de primera instancia. Iturriaga está detenido en el Comando de Telecomunicaciones del Ejército a la espera de su interrogatorio.

Una acción coordinada

La petición de extradición llegó el 7 de marzo a la Corte mediante un exhorto enviado por la Procuraduría General italiana que, además, había solicitado el 7 de octubre pasado la extradición del general en retiro Manuel Contreras. En junio de 1975 Iturriaga y Contreras fueron condenados en Italia a 18 y 20 años de cárcel por el atentado contra el matrimonio Leighton-Fresno. En la acción, según la justicia italiana, participaron el ex agente estadounidense de la DINA Michael Townley y el grupo ultraderechista italiano Avanguardia Nazionale, liderado por Stefano delle Chiaie.

Precisamente, Townley cumple condena en EE UU por el asesinato de Orlando Letelier y Ronnie Moffit. Contreras no podrá ser extraditado hasta que cumpla su condena de siete 7 años en la cárcel de Punta Peuco.

Copyright 2000 El País