Pinochet sufrió segundo desmayo en una semana

10 September 1999
Article

Tras recibir la primera visita del nuevo embajador chileno en Londres, Pablo Cabrera, el senador Augusto Pinochet sufrió un segundo desmayo en menos de una semana.

Published at
El Mercurio

El TNI y el caso Pinochet

Nuevo embajador lo visitó ayer. Canciller Valdés se reunió con su par británico para reiterarle consideraciones humanitarias. Ejército bajará perfil a actos del "11" y de la Parada Militar.

Tras recibir ayer la primera visita del nuevo embajador chileno en Londres, Pablo Cabrera, el senador Augusto Pinochet sufrió un segundo desmayo en menos de una semana debido a una descompensación diabética, según confirmaron fuentes diplomáticas.

En lo que constituye un giro radical en la actitud mantenida por el Gobierno desde que se produjera su sorpresiva detención, el ex Subsecretario de Marina visitó ayer en Virginia Waters a Pinochet, para interiorizarse sobre su estado de salud. Su antecesor, Mario Artaza, nunca había realizado tal gesto, pero ahora la Cancillería impartió instrucciones en sentido contrario al estimar que es necesario dar una señal de real preocupación por el deterioro de salud del ex mandatario ante el Gobierno de Tony Blair.

El ex gobernante, tal como le sucedió la semana pasada luego de entrevistarse con la ex Primera Ministra británica, Margaret Thatcher, sufrió una lipotimia producto de una baja de azúcar en la sangre. En esa oportunidad fue trasladado a un centro médico donde fue estabilizado y devuelto a su casa.

Pinochet sufre una diabetes mellitus complicada con neuropatía diabética y retinopatía diabética, según informes médicos que se le han practicado. Las fuentes no entregaron detalles respecto a cómo se superó el malestar que afectó al senador. Los médicos tratantes en Londres no contestaron a los llamados telefónicos. La lipotimia es la pérdida momentánea del conocimiento, que la mayoría de las veces se produce por una baja de la presión arterial.

Mientras esto sucedía en la capital británica, el Ministro de Relaciones Exteriores, Juan Gabriel Valdés, se reunió en Auckland, en el marco de la reunión de APEC sobre Timor Oriental, con su par inglés Robin Cook, a quien le reiteró el interés gubernamental de que se allane a considerar las razones humanitarias para liberar a Pinochet.

En conversación telefónica con este diario, Valdés se mostró particularmente hermético sobre la respuesta de Cook y no quiso contestar si éste estuvo más dispuesto a entrar en este tipo de consideraciones que durante la última reunión que sostuvieron hace unos meses en Río de Janeiro, en el marco de la Primera Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y la Unión Europea.

Se limitó a indicar que pasaron revista con Cook sobre los hechos acontecidos desde la referida cita en Río de Janeiro, donde el jefe de la diplomacia británica fue enfático en reiterar a Valdés que - según el sistema inglés- el Ministro del Interior, Jack Straw, está facultado para entrar en consideraciones humanitarias sólo al término del juicio de extradición que comenzará este 27 de septiembre, y no antes ni durante dicho proceso.

Pese a ello, Valdés sigue empeñado en presentar los informes médicos que solicitó a un prestigioso profesional británico antes del inicio de tal juicio, en una nueva embestida por forzar al ministro Straw a liberar a Pinochet atendidos su avanzada edad y su evidente deterioro físico y síquico.

En Santiago se negó que ya haya llegado dicho nuevo reporte médico, desvirtuando así informaciones en tal sentido.

Sobre la visita de Cabrera a Pinochet, el Canciller chileno negó que se tratara de un gesto político y dijo que responde a las acciones que sigue el ministerio en procura de que se resuelva este caso vía razones humanitarias.

Desanimo en Ejercito Y Sobria Parada Militar

En otro ámbito que se relaciona con la detención de Pinochet en Londres, el Comandante en Jefe del Ejército, teniente general Ricardo Izurieta, sostuvo que no existe ánimo en la institución para celebraciones y que, por ello, las fechas de mañana, en que se recuerda el pronunciamiento militar, y del próximo domingo 19, Día de las Glorias del Ejército, serán muy sobrias.

Así, mañana sólo habrá una misa en la Escuela Militar, donde se recordará a los caídos el 11 de septiembre de 1973 y durante el régimen castrense, y la jornada de las Glorias del Ejército se limitará al tradicional desfile de las Fuerzas Armadas y de Orden, suspendiéndose la recepción que todos los años se ofrecía a las autoridades y representantes de la sociedad chilena y delegados extranjeros.

El desánimo con que la institución enfrenta estas dos fechas tan significativas para sus integrantes se debe - según afirmó Izurieta- a la detención en Londres de quien fuera por 25 años su Comandante en Jefe y hoy un senador de la República.

Reflejando la impotencia que siente el Ejército, el general Izurieta elevó la voz al sostener que la entidad considera muy grave el que la soberanía y la dignidad nacionales estén siendo vulneradas y pisoteadas por España y Gran Bretaña, la primera nación en cuanto sus tribunales buscan procesar a Pinochet y la segunda, porque, respondiendo a un requerimiento español, detuvo al ex mandatario desconociendo sus inmunidades y las del Estado chileno.

"El ánimo no está de la mejor manera. Nosotros no estamos celebrando nada, estamos haciendo las cosas que nos corresponde hacer con el más bajo perfil posible, porque la soberanía de Chile y nuestra integridad como país está afectada, lo cual para nosotros es muy grave", expuso el alto jefe militar.

Estas fechas forman parte de lo que se ha denominado Mes del Ejército, que nació de instrucciones del propio Pinochet tras abandonar la presidencia de la República en 1990, con la finalidad de dar realce a las efemérides que dan cuenta de las glorias de la institución. Por ello, estas celebraciones comienzan el 20 de agosto, en que se recuerda el natalicio del padre de la Patria, el Libertador Bernardo O'Higgins, y culminan el 19 que se enmarca dentro de las festividades por la formación de la Primera Junta Nacional de Gobierno.

La desazón institucional arranca, entonces, de que es la primera vez que Pinochet no es parte de estas conmemoraciones y, más encima, está forzadamente excluido de ellas, debido a acciones que el Ejército considera arbitrarias y atentatorias a la soberanía nacional.

Justo en medio de estas dos fechas significativas, Pinochet cumplirá el próximo jueves 16 de septiembre once meses de reclusión en la capital británica. En Londres, el general (r) no pasará solo estas fechas. Se espera que estén con él mañana un grupo de parlamentarios, empresarios e integrantes de la fundación que lleva su nombre.

En el Ejército se negó que, en muestra del agravio del que siente es objeto Chile, la Parada Militar de este año vaya a ser reducida en su presentación de contingente y material bélico.

Así se informó que desfilarán unos diez mil hombres, cifra sólo un 0,3% menor al contingente que marchó el año pasado. En concreto, pasarán cuatro mil 700 oficiales del Ejército; mil efectivos de la Armada; mil 700, de la Fuerza Aérea; mil de Carabineros; y otros mil 800 de las escuelas matrices.

Tampoco habrá - según se afirmó- reducción significativa del despliegue del material bélico.

Izurieta confirmó que el envío de una misión de generales a Londres tuvo como objetivo disponer de primera fuente información sobre el estado de salud del ex gobernante, porque está muy preocupado por su situación.

En fuentes gubernamentales se comentó a este diario que el viaje del Comandante del Comando de Institutos Militares, mayor general Juan Emilio Cheyre, y del Director de Operaciones del Estado Mayor General del Ejército, brigadier general Carlos Molina, no habría contado con toda la anuencia del Ministerio de Defensa.

Otra Reunion de los Generales (r) con Izurieta

El caso Pinochet será uno de los temas que tratarán hoy el general Izurieta y el Centro de Generales de Ejército en Retiro, en una reunión almuerzo en Lo Curro. Previamente los generales sostendrán un encuentro privado para conocer los informes elaborados por los seis grupos de trabajos que se conformaron el 24 de agosto, relativos a la detención de Pinochet, la reinterpretación de la ley de amnistía, el "desfile" de militares por los tribunales y sobre la reestructuración del centro.

Copyright 1999 El Mercurio