La Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI o TTIP, por sus siglas en inglés) es un acuerdo de libre comercio en etapa de negociación, entre los Estados Unidos y la Unión Europea. Sus artífices arguyen que beneficiará a los consumidores con precios más bajos, mayor competencia y más puestos de trabajo.

Sin embargo, solo una pequeña parte del TTIP tiene que ver con el comercio: la gran mayoría del acuerdo está relacionada con las regulaciones gubernamentales y tendrá grandes repercusiones en temas tales como la soberanía alimentaria, los derechos digitales y el medio ambiente. Limitará la capacidad de los Gobiernos para legislar e incrementará la capacidad de las corporaciones transnacionales para actuar con impunidad.

El trabajo del TNI sobre el TTIP y otros tratados de libre comercio se centra especialmente en los problemas causados por los mecanismos de  solución de controversias inversor-Estado (ISDS), que permiten que las grandes empresas demanden a los Gobiernos por cualquier medida que afecte a sus ganancias.