Aunque la tendencia legislativa en Colombia ha tendido a criminalizar la posesión y el consumo de sustancias psicoactivas, en la jurisprudencia ha primado la descriminalización. Además, aunque el Gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) insistió en prohibir, perseguir y castigar el consumo de drogas por vía legislativa y judicial, el sector de la salud del país, influenciado por las tendencias más progresistas para lidiar con el uso, realizó importantes avances en los ámbitos de la reducción de riesgos y daños.