Bolivia retorna desde febrero a la Convención

Autoridades de Gobierno celebran la victoria
12 January 2013
Article

La Secretaría General del Organización de Naciones Unidas (ONU) oficializó ayer el retorno de Bolivia a la Convención Única de Estupefacientes de 1961 con la reserva relativa al masticado tradicional de hoja de coca, debido a que sólo 15 países objetaron el pedido boliviano. La Oficina del Portavoz de Naciones Unidas señala que el número de naciones que se opusieron al reingreso de Bolivia a la Convención es inferior al requerido para bloquear la solicitud. (Véase también: Evo celebra el reingreso de Bolivia en la Convención antidroga de la ONU)

“El secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, ha aceptado hoy (ayer) el depósito del instrumento de acceso de Bolivia a la Convención Única junto con la reserva, que entrará en efecto el próximo 10 de febrero”, señala el comunicado.

Esta victoria internacional, aunque parcial, según las autoridades de Gobierno y los productores de coca, les alienta para seguir con la campaña y buscar ahora la despenalización del masticado de la coca en todos los países de Latinoamérica y, después, de la hoja de coca.

“El regreso del país andino al instrumento internacional será posible, puesto que sólo 15 países objetaron la petición de reserva, solicitada en una carta del presidente boliviano Evo Morales al Secretario General de la ONU en diciembre de 2011”, indica el comunicado.

Para el gobernador de Cochabamba, Edmundo Novillo, así como para otras autoridades, la despenalización del “pijcheo” significa una “victoria” dentro la lucha de años que llevan en defensa de la hoja y que no acaba con la readmisión de Bolivia a la Convención.

Según el procedimiento, para bloquear el pedido de Bolivia se requería que la tercera parte de los 183 estados miembros de la Convención, es decir 62, objetaran la petición. Al vencerse el jueves pasado el plazo de un año que tuvieron los países para presentar sus objeciones, sólo 15 se manifestaron contrarios a la reincorporación de Bolivia, los últimos dos países en sumarse fueron México y Japón.

Antes lo hicieron: Estados Unidos, Rusia, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Holanda, Suecia, Finlandia, Portugal, Israel e Irlanda.

Luego de un intento fallido por despenalizar la hoja de coca, a mediados de 2011 el Gobierno de Evo Morales renunció temporalmente a la Convención de 1961 y la hizo efectiva en enero del año pasado, debido a que su artículo 49 veta el mascado de coca, con el argumento de que la hoja contiene los alcaloides, base para fabricar la cocaína.

Bolivia solicitó posteriormente reincorporarse a la Convención antidroga con esa salvedad sobre el “akulliku”, una práctica tradicional defendida en la Constitución, promulgada en 2009. El 10 de enero de 2012, se abrió el período de doce meses para que los países miembros de la Convención expresaran su objeción a esa petición.

Se conoce que la mayoría de las objeciones interpuestas contra la reserva no se referían al consumo tradicional de la hoja de coca en sí, sino porque el procedimiento empleado por Bolivia era inválido.

El embajador de Francia en Bolivia, Michel Pinard, explicó ayer que su país no se opuso a que Bolivia se reintegre a la Convención de Viena. “Bolivia formuló el deseo de adherirse nuevamente a la Convención de 1961 con una reserva y es esta reserva la que Francia objeta, solamente esta reserva, lo cual significa que Francia no se opone a que Bolivia se reintegre a la Convención de 1961”, precisó ayer el diplomático en la ciudad de La Paz.

“Estos países que son manejados por el imperio norteamericano han sido los que se han opuesto, pero han sido pocos, la mayoría valora, sabe, conoce (las cualidades de la coca), por eso han apoyado a nuestro Gobierno (…). Por eso esto no debe ser sólo para Bolivia, sino para toda América”, indicó Novillo.

Cocaleros preparan festejo

Los productores de la hoja de coca de los Yungas de La Paz y del trópico de Cochabamba, de las Seis Federaciones, preparan masivas concentraciones para el próximo lunes en las ciudades de La Paz y Cochabamba, para celebrar la depenalización del masticado de la hoja de coca por las Naciones Unidas.

Los cocaleros de Yungas de Vandiola (provincia Carrasco) organizaron ayer, en la plaza 14 de Septiembre de Cochabamba, una feria de la coca para exponer los beneficios de esta planta.

El Gobernador de Cochabamba, Edmundo Novillo, junto con productores de coca de Yungas de Vandiola invitó a la población a participar del pijcheo (masticado) que se realizará el lunes a las 10:00 en el kilómetro 3 de la avenida Blanco Galindo.

Novillo dijo que el presidente Evo Morales participará de esta concentración junto con otras autoridades gubernamentales. Los productores anunciaron una presencia multitudinaria de sus afiliados que llegarán con una libra de coca cada uno para invitar a las personas que asistan a la concentración.

Los agricultores cocaleros de La Paz, por su parte, también convocaron para celebrar la reincorporación a la convención a una jornada de masticación de la hoja en la sede de Gobierno, el lunes.

“Con esta reserva, Estados Unidos ya no podrá decir de que violamos alguna norma de la ONU, porque estaríamos dentro con nuestra reserva”, dijo el viceministro de la Coca, Dionicio Nuñez, al anticipar que el próximo paso es revisar la Ley 1008.

El ejecutivo de la Federación Central Unidas del Trópico de Cochabamba, Rolando Vargas, dijo que hay que felicitar “al presidente, pero creo que falta una campaña de concientización de qué significa la hoja de coca para nosotros”.

Las diferentes posiciones

• “Es un logro no sólo para el presidente Morales, sino para Bolivia como país, por el hecho de alinear la figura de la hoja de coca como patrimonio cultural en su magna carta con las obligaciones internacionales de Bolivia”, señaló el experto John Walsh, de Washington Office on Latin America (WOLA).

• "Para Bolivia el éxito del proceso es algo para celebrar. La reserva resuelve el gran conflicto jurídico que había entre la Convención Única de 1961 y su constitución y los derechos indígenas, en general”, señaló Martin Jelsma, Coordinador del programa Drogas y Democracia de Transnational Institute.

• “Estados Unidos no asumiría ninguna obligación legal con Bolivia en virtud de la Convención que se ve afectada por la reserva”, señala el documento de objeción que presentó Washington a la Convención. Un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos que no fue autorizado a dar su nombre dijo a la AP que ese país se opone a la reserva de Bolivia ya que siguen “creyendo que dará lugar a una mayor oferta de cocaína y aumente el tráfico de cocaína junto con los delitos conexos”.

• “Si bien reconocemos la capacidad de Bolivia y la voluntad de luchar contra el narcotráfico con éxito, especialmente en términos de erradicación de la coca, se estima que la mayor parte de la coca legalmente cultivada en Bolivia se vende a los narcotraficantes, lo que lleva a la conclusión de que el control social de la coca... no está logrando los resultados deseados”, agregó.

• Para Jelsma “la inclusión de la hoja de coca en la Lista 1 y la exigencia explícita de la prohibición del uso tradicional de la masticación ha sido un error histórico y una injusticia”, agregó.

 

Sábado, 12 de enero, 2012
Los Tiempos (Bolivia)