Incrementar las energías renovables es algo fundamental para poner fin a la dependencia de los combustibles fósiles y garantizar un suministro energético para todos y todas, pero es de crítica importancia que no se haga de una forma que despoje a las comunidades, beneficie solo a las grandes empresas y a las élites ricas, y provoque un mayor daño ambiental.