Alrededor del mundo, la ciudadanía está recuperando el control sobre el sector de la energía, combatiendo la ley del mercado y reinventando nuevas formas de producir, distribuir y usar la energía. ¿Cómo podría el concepto de democracia energética contribuir a hacer realidad sistemas de energía socialmente justos, con acceso universal, tarifas asequibles y puestos de trabajo dignos, con derechos sindicales y bien remunerados?

Visite nuestro sitio web sobre democracia energética