Estados Unidos y su propio problema de drogas

15 August 2017
Other news

La idea de responsabilizar a los países productores (y que Pence seguramente viene a repetir), está tomando fuerza en Estados Unidos y nos haría volver a la mano dura. Pero las estadísticas indican que el quid de la cuestión hay que buscarlo allá. 

El ex-embajador William Brownfield afirmó que hay una conexión evidente entre el aumento en el uso de cocaína y las muertes por sobredosis en Estados Unidos (EU), por una parte, y por la otra  el crecimiento  exorbitante de las hectáreas de coca (130 por ciento) y el potencial de producción de cocaína de Colombia (200 por ciento).
 
Brownfield es ahora el secretario de Estado para Asuntos de Narcóticos de EU y expuso su argumento en una audiencia del Subcomité de Relaciones Exteriores en el Hemisferio Occidental el 2 de Agosto de 2017.
 
El discurso del funcionario se basa en la idea oficial de que el 90 por ciento de la cocaína incautada por la Administración para el Control de Drogas (DEA) proviene de Colombia.
 
Pero el subsecretario guardó absoluto silencio acerca de la intermediación de narcotraficantes mexicanos, cuya capacidad de traspaso fronterizo y distribución en EU crece vertiginosamente, sobre todo en la Costa Oeste, desde donde se envía a distintos puntos de ese país. Esta intermediación comprende redes complejas, puntos seguros intermedios y corrupción extendida, sobre todo en Centroamérica y el Caribe y en la frontera con México.
 
Pero aun dejando de lado este silencio hay que mirar de cerca las conclusiones de Brownfield, porque además es bien probable que ellas sirvan de marco a la visita del vicepresidente Pence que comenzó hoy domingo.