Asimismo, el TNI también examina y plantea alternativas a las políticas agrarias en Myanmar. Las comunidades rurales de Myanmar mantienen lazos sociales, económicos y culturales profundos con sus tierras y los recursos afines. Sin embargo, los intereses crecientes de las grandes empresas en los sectores extractivos y los megaproyectos de infraestructura han dado lugar a la adopción de medidas como confiscaciones de tierras, que se traducen en el desplazamiento de personas cuyas vidas se ven aún más expuestas al conflicto en muchas regiones del país. El TNI trabaja en este ámbito en estrecha colaboración con movimientos locales con el fin de promover políticas que prioricen los derechos humanos de las comunidades rurales para acceder a la tierra, el agua, los bosques y la pesca.