Sobre el proyecto Alternativas Públicas

El proyecto Alternativas Públicas trabaja para construir una fuerza sólida de contrapeso que revierta los procesos de privatización y ayude a construir unos servicios públicos democráticos, responsables y eficaces. El proyecto también está explorando la posibilidad de que otras empresas de propiedad estatal desplieguen un enfoque del desarrollo alternativo, más centrado en las personas y respetuoso con el ambiente.

El proyecto Alternativas Públicas (anteriormente ‘Nuevas formas de acción política’) forma parte del programa Justicia Económica, Poder Corporativo y Alternativas, y tiene el objetivo de mejorar los servicios públicos y fortalecer la democracia empoderando a los trabajadores y las trabajadoras, y a la ciudadanía en general, para que recuperen el control de nuestras instituciones económicas y políticas.

En colaboración con organizaciones que participan en redes y movimientos clave de América Latina, Europa, Asia Oriental y África Meridional, el proyecto Servicios Públicos y Democracia persigue:

  • Trabajar con diversos actores, tanto de instituciones estatales como de movimientos sociales, para fortalecer la soberanía popular, especialmente a escala local y regional, con miras a ampliar las mejores innovaciones al ámbito nacional. Esta labor entraña, entre otras cosas, el desarrollo de una red de municipios y organizaciones de la sociedad civil que trabajan por la soberanía popular, así como el análisis crítico de los límites de las instituciones ‘participativas’ que solo sirven para legitimar el orden existente y difuminar a los movimientos que trabajan por un verdadero cambio. 
  • Proporcionar apoyo de investigación a trabajadores y administradores del sector público, así como a la ciudadanía en general, que estén desarrollando alternativas positivas para reformar y mejorar los servicios públicos y la eficiencia social de las instituciones del sector público. Los modelos que adoptan estas reformas varían de un lugar a otro, pero comparten el objetivo común de impulsar y potenciar la capacidad del personal del sector público a través de organizaciones de trabajadores sólidas y de una gestión democrática. 
  • Trabajar con activistas de los movimientos sociales (incluidas organizaciones sindicales) y con todos aquellos actores que están construyendo partidos con una nueva perspectiva con el fin de analizar los problemas y las posibilidades de replantear la organización política, las condiciones para su éxito y los motivos que explican el fracaso de los experimentos realizados hasta la fecha.
  • Crear un espacio para el desarrollo y el debate de la ‘política en red’, que se inspira en las innovaciones y las metáforas generadas por las comunidades del software abierto y libre, así como por las experiencias de movimientos sociales y partidos políticos. 
  • Colaborar con intelectuales y activistas comprometidos para entender cómo afecta la actual crisis económica al desarrollo de nuevas instituciones políticas.