Martin Jelsma: "Regular el mercado del cannabis no significa facilitar el acceso"

29 July 2014
In the media

Martin Jelsma, especialista en políticas internacionales de drogas y asesor en Uruguay, defiende que la legalización de la marihuana "saca el mercado de manos criminales" y "controla el acceso de los consumidores".

Los coffee shops en Holanda, el consumo medicinal en algunos estados de Norteamérica -y recreativo en Washington y Colorado-, los clubes sociales de marihuana en España... y la regularización completa del mercado del cannabis en Uruguay, país al que Martin Jelsma ha asesorado recientemente. Son una treintena de países los que avanzan en mayor o menor medida hacia la legalización de la marihuana, apunta Jelsma, especialista holandés en políticas internacionales de drogas y director del Programa de Democracia y Drogas del Transnational Institute, observatorio crítico con los tratados de la ONU, muy restrictivos con su consumo.

Jelsma, en Barcelona para presentar el informe Auge y caída de la regularización del cannabis -de la mano de la revista Cáñamo-, defiende sin complejos que el mercado de la marihuana debe estar en manos del Estado para dar garantías a los consumidores -que siempre los habrá- y evitar mafias.

¿Cuál es el objetivo principal de regular el consumo de cannabis?

Existen dos grandes objetivos. El primero, sacar el mercado de cannabis de las manos de organizaciones criminales y ponerlo en las del Estado. Y el segundo, proteger la salud de los consumidores controlando el acceso, garantizando una buena calidad del producto. Además, el Estado tiene más acceso al consumidor, por lo que le puedes comunicar mejor los riesgos que conlleva fumar y identificar los usos problemáticos.

A partir de las experiencias actuales, ¿sabemos si la legalización conlleva un aumento del consumo?

En Holanda, por ejemplo, donde todo adulto puede acudir a comprar a un coffee shop, no se registra un consumo más elevado que el de otros países vecinos como Inglaterra o Francia. No hay indicadores en este sentido. Sin embargo, sí es una discusión clave el manejo del precio. Si bajas sustancialmente el precio, sí hay riesgo de mayor consumo, como puede pasar con el tabaco. Por esto también el precio del mercado regulado se mantiene siempre a un nivel ligeramente inferior al del mercado ilegal, para tratar de hacerlo desaparecer.  

Leer la entrevista completa