Sembrando vientos

Control de drogas y guerra en Afganistán
18 December 2006
Policy briefing

Este número de Drogas y Conflicto se centra en las iniciativas para la eliminación del opio y en la polémica sobre la participación de las fuerzas militares en las operaciones antidroga en Afganistán.

El recrudecimiento del conflicto armado y la producción récord de opio en Afganistán han generado una oleada de pánico. Hay voces que abogan por una acción militar contundente de las fuerzas de la OTAN para destruir la industria del opio en el sur de Afganistán. Pero intensificar ahora la guerra contra las drogas sólo alimentaría aún más el conflicto, que es lo último que el país necesita.

Este número de Drogas y Conflicto se centra en las iniciativas para la eliminación del opio y en la polémica sobre la participación de las fuerzas militares en las operaciones antidroga en Afganistán. También proporciona información general sobre la estrategia afgana de fiscalización de drogas, su nueva ley en materia de lucha contra los estupefacientes y el papel de Afganistán en el mercado mundial de los opiáceos.

Las soluciones mágicas no existen. Los procesos de construcción de la paz, reconstrucción y disminución de la dependencia de la economía del opio serán largos. Su éxito o fracaso dependerá de la mejora de la seguridad, el establecimiento de una gobernanza y un sistema jurídico más estables, y el fortalecimiento de la economía legal para generar medios de vida alternativos.

La primera línea que se debe trazar pasa por mantener a las fuerzas de la OTAN al margen de las operaciones de fiscalización de drogas. Hay motivos morales, políticos y económicos para establecer programas de sustento alternativo antes de empezar con la erradicación. Afganistán se ve sometido a una presión añadida a consecuencia de los dogmas que imperan en este ámbito y que, si no se cuestionan, podrían alimentar aún más la propagación de la violencia y minar la reconstrucción del país.

Pages: 40