Correa: La libertad sin justicia es parecida a la esclavitud

Cátedra Raúl Prebisch de la UNCTAD
28 Octubre 2014
In the media

El presidente del Ecuador, Rafael Correa Delgado, ofreció el 24 de octubre la conferencia magistral “El desarrollo como proceso político” en la sede de la ONU en Ginebra, en el marco de la Cátedra Prebisch, instituida en honor al primer secretario general de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo). A continuación un resumen elaborado por Umberto Massei.

América Latina ha estado dominada por élites que excluyeron del progreso a las grandes mayorías. Su pobreza es fruto de perversas relaciones de poder. Con la Revolución Ciudadana del Ecuador, la pobreza ha disminuido en 8 puntos Gini y el crecimiento promedio de su economía en siete años fue del 4,3 %. En ese lapso la pobreza disminuyó del 37,6 al 25,6 % y la extrema pobreza del 16,9 al 8,6 %. En América Latina el mejor indicador de buenas políticas económicas es la disminución de la pobreza y de la pobreza extrema.

[...]

Los tratados de Protección Recíproca de Inversiones, son otro instrumento colonial que pone al capital por encima de los seres humanos y puede someter a un país soberano al arbitraje externo, ignorando las instancias jurídicas nacionales. Un reporte del Transnational Institute (TNI) y del Corporate Europe Observatory (CEO) se titula adecuadamente «Cuando la Injusticia es Negocio». Allí describen como un pequeño grupo de oficinas jurídicas, árbitros y especuladores financieros, se enriquece con arbitrajes que cuestan a los ciudadanos miles de millones de dólares. Estamos organizando una lucha contra esa explotación y la UNCTAD debiera intervenir. La Unasur está ya creando un centro de arbitraje para Suramérica.

El orden mundial no solo es injusto, sino inmoral, porque lo dominan el capital y los intereses de los países hegemónicos, que también son dominados por el capital. Mientras siga así habrá democracias restringidas o ficticias y ausencia de gobernanza en el mundo. El desafío para la humanidad en el siglo XXI es liberar las grandes mayorías del dominio de las élites, lograr la supremacía de los humanos sobre el capital y de la sociedad sobre el mercado.

 

Leer el artículo completo