El debate de la coca

25 Mayo 2008

En marzo de 2008, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) provocó indignación en Bolivia al abogar por la eliminación de usos tradicionales de la coca, como masticar hojas o beber mate de coca. Un nuevo informe insta a corregir la errónea clasificación de la coca según las actuales convenciones de la ONU. El informe también destaca un aparente cambio con respecto a la cuestión por parte del Gobierno estadounidense e invita a este país a aclarar formalmente su postura. 

En el informe The Coca Debate: Headed toward Polarization or Common Ground?, la Oficina  en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y la Red Andina de Información (AIN) instan a la JIFE, al Gobierno estadounidense y al sistema de fiscalización de estupefacientes de las Naciones Unidas a reconocer y empezar a corregir las incoherencias y contradicciones con respecto a la hoja de coca en las convenciones internacionales sobre control de drogas.

Enmendar la clasificación equivocada de la coca como una sustancia estupefaciente es un reto que se enfrenta a numerosos obstáculos. El informe apunta a un aparente cambio en la postura del Gobierno estadounidense. La delegación de los Estados Unidos ante el período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes (CND) celebrado en marzo de 2008 “respaldó plenamente el llamamiento de la JIFE que exhorta a Bolivia y Perú a ‘abolir o prohibir (...) la práctica de masticar hoja de coca y la fabricación de mate de coca’. Mientras se estudiaba el informe de la JIFE en la plenaria de la CND, el delegado estadounidense declaró que el Gobierno de Washington apoya ‘el llamamiento a que todos los Estados cumplan con las obligaciones de la Convención de 1961’ y que ‘las disposiciones de la Convención de 1988, incluso con reservas, no absuelve a los Estados de la obligación de cumplir con el tratado (...) La hoja de coca es un estupefaciente (...) y debería estar limitada como cualquier otro’”.

El apoyo explícito de los Estados Unidos a la postura de la JIFE con respecto a la coca en la CND se podría interpretar como un cambio significativo en la política de Washington, señala el informe: “Hasta ahora, los funcionarios estadounidenses han aceptado –aunque sea a regañadientes– que masticar hoja de coca y beber mate de coca forman parte del tejido de la vida cotidiana de millones de personas en los Andes, y que la propia hoja de coca tiene una importancia histórica, religiosa y cultural. La muestra de respaldo de los Estados Unidos a la postura de la JIFE en materia de coca –si bien se corresponde con el firme apoyo estadounidense a las convenciones internacionales sobre drogas– contradice de forma evidente la postura del país durante largo tiempo, que reconocía la legitimidad de los usos tradicionales de la coca”.

WOLA y AIN instan al Gobierno estadounidense a aclarar formalmente su postura sobre esta cuestión: “¿Apoyan los Estados Unidos el llamamiento de la JIFE para que Bolivia y el Perú prohíban y eliminen los usos tradicionales de la coca? ¿O siguen reconociendo la legitimidad y legalidad de los usos tradicionales?”.

Descargar el informe completo (en inglés)

Véase también: ¿Abolir el consumo de la hoja de coca? La JIFE debería abrir los ojos a la realidad, comunicado de prensa de TNI, 5 de marzo de 2008.

Tom Blickman, TNI 

Domingo, 25 de mayo, 2008