El Fondo Mundial apoya la reducción de los daños

09 Febrero 2009

michel-kazatchkine El director ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, Michel Kazatchkine, instó al presidente de la Comisión de Estupefacientes de la ONU (CND) a enviar un contundente mensaje al mundo con unos términos claros que insten al establecimiento de unos servicios integrales para la reducción de los daños.

Se trata de otro llamamiento oficial a los funcionarios de Viena para que pongan fin a la actual polémica sobre la inclusión del concepto ‘reducción del daño’ en la declaración política que se emitirá con motivo de la revisión de los diez años de la UNGASS y que se debe acordar en el próximo período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes (CND).

En su carta, Kazatchkine afirma: “Como médico, investigador y defensor de políticas de salud pública basadas en evidencias científicas, hace mucho tiempo que he constatado que la reducción de los daños es una respuesta al SIDA fundamental y fundamentada en pruebas”. En su opinión, lo que suceda en Viena es fundamental porque los documentos que salgan de la reunión “ayudarán a proporcionar el marco para las políticas y las iniciativas de fiscalización de estupefacientes, y lo que se incluya y se excluya de la declaración final enviará un importante mensaje a los Estados miembro, los encargados de la formulación de políticas y los defensores de salud pública”.

También otros funcionaioros internacionales han instado a los delegados de Viena a incluir la reducción de los daños en los resultados de la evaluación de la UNGASS de 1998, como Michel Sidibé, el nuevo director ejecutivo de ONUSIDA, y Manfred Nowak, el Relator Especial de la ONU sobre la tortura.

“Espero que los Estados miembro estén a la altura de sus obligaciones internacionales, y reconozcan las ventajas de la reducción de los daños, un enfoque que promueve los derechos humanos, beneficia a las comunidades y salva vidas”, escribe Kazatchkine para concluir su misiva.

El Fondo Mundial es el mayor financiador multilateral en la lucha contra el SIDA. Los enfoques de reducción del daño han recibido apoyo en la Asamblea General de las Naciones Unidas y en varios documentos de ONUSIDA, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) y la propia CND.

Sin embargo, algunos Estados miembro –como la Federación Rusa y Japón– siguen oponiéndose a incluir la reducción de los daños en la declaración política. La declaración política no obliga a los Estados miembro a adoptar iniciativas para la reducción de los daños si no lo desean. Sin embargo, algunos países siguen negando que las políticas de reducción del daño sean una práctica habitual en unos 80 países de todo el mundo; un hecho que debería quedar reflejado en un documento que trata sobre las actuales políticas de drogas de la comunidad internacional.

Lunes, 9 de febrero, 2009