El Gobierno de Turquía prevé una drástica privatización del agua antes del Foro Mundial del Agua en Estambul

23 Mayo 2008
Article
En marzo de 2009, el Gobierno turco acogerá el V Foro Mundial del Agua en el contexto del que probablemente es el programa de privatización del agua más drástico del mundo. Además de privatizar servicios hídricos, el Gobierno prevé vender ríos y lagos. Los movimientos sociales turcos, que organizaron su propia conferencia en Estambul el mes pasado, sospechan que el Gobierno está utilizando el Foro para sacar adelante esta agenda tan polémica.
Ediciones anteriores del Foro Mundial del Agua, que se celebra cada tres años, se han topado con la oposición de grupos de la sociedad civil que consideran que se trata de una plataforma ilegítima y sesgada para discutir soluciones a los problemas de agua del mundo. (1) El Foro está controlado por el Consejo Mundial del Agua, un think tank privado que mantiene estrechos vínculos con el Banco Mundial y multinacionales privadas del agua. Es probable que estas críticas se intensifiquen a medida que se acerca el Foro de marzo de 2009, teniendo en cuenta la radical ofensiva privatizadora del Gobierno anfitrión. Más de 350 personas asistieron a las dos jornadas de la conferencia ‘Agua: bajo el yugo del capitalismo’, organizada por Supolitik Iletisim Agi (Red sobre Políticas de Agua) junto con sindicatos y grupos de la sociedad civil turcos.(2) En la sesión inaugural, Serhat Salihoglu, del Sindicato de Trabajadores Municipales (DISK), describió el contexto político del Foro Mundial del Agua 2009: el Gobierno –encabezado por el conservador Partido de la Justicia y el Desarrollo– desea privatizar todos los servicios públicos. A principios de mes, el Gobierno había presentado propuestas para desregular varios servicios públicos.(3) Una nueva ley permitiría a las empresas privadas optar a concesiones para gestionar las empresas de agua del país. Esta oleada privatizadora llega tras anteriores reformas neoliberales que han dejado a los Gobiernos locales de izquierda sin fondos e incapaces de cumplir debidamente con sus obligaciones en materia de gestión del agua. Sólo el 8 por ciento de los municipios cuenta con plantas de tratamiento de agua, y el 25 por ciento de las aguas residuales industriales queda sin tratarse. El Gobierno también está planeando restar poder a organismos públicos como el Banco de Provincias y la Dirección Estatal de Obras Hídricas, lo cual socavará la planificación e inversión públicas, y dejará a los municipios a merced de instituciones financieras internacionales con tendencias privatizadoras. Tahir Ongur, de la delegación en Estambul de la Cámara de Ingenieros en Geología (TMMOB), explicó que el Gobierno no sólo pretende privatizar el suministro de agua potable, sino todos los recursos hídricos. El ministro de Energía y Recursos Naturales, Hilmi Guler, ha anunciando que los ríos y los lagos se venderán a empresas privadas por períodos de hasta 49 años.(4) El Gobierno cree que permitir a las empresas privadas construir presas en ríos y lagos que también poseen es la mejor forma de superar la escasez de agua, tanto para el consumo humano como para regar los campos. En el marco de esta ofensiva privatizadora sin precedentes, el Gobierno está apresurándose a sacar adelante una reforma constitucional antes de marzo de 2009, cuando tendrá lugar el Foro Mundial del Agua. El principal objetivo es el Artículo 43 de la Constitución, que limita el control privado de franjas costeras, ríos y lagos, y subraya que la prioridad se conceda en todo caso al interés público.(5) Diren Ozkan, de Salvemos Hasankeyf, criticó la constante proliferación de destructivos megaproyectos de presas en Turquía. Un ejemplo especialmente escandaloso es el de la presa de Ilisu, en el río Tigris, con el que se prevé sumergir la antigua ciudad de Hasankeyf y muchas aldeas cercanas, lo cual desencadenará el desplazamiento de 78.000 personas, principalmente kurdas. La presa provocará una tremenda destrucción medioambiental e inundará cientos de yacimientos históricos. Abdullah Aysu, presidente de la Federación Campesina, habló apasionadamente en contra de las políticas del Gobierno para privatizar el riego agrícola. Los planes para sustituir la gestión que ahora depende de cooperativas agrícolas por un sistema de derechos de concesión vendidos a empresas privadas tendrían unas consecuencias catastróficas sobre la subsistencia de los agricultores y sus comunidades, que perderían sus derechos a los recursos hídricos locales. Las aguas subterráneas en las zonas rurales están seriamente agotadas debido a las perforaciones incontroladas, pero la respuesta no pasa por la comercialización. La única solución real a estos problemas, explicó Aysu, consiste en adoptar una modelo agrícola más natural, algo que describió como ‘democracia ecológica’. La privatización del agua no es un fenómeno totalmente nuevo en Turquía. Hay contratos privados para el suministro de agua en Arpacay y Corlu, así como numerosos casos de externalización y subcontratación de los servicios de suministro en todo el país. En la ciudad de Antalya, el gigante del agua francés Suez salió de la zona seis años después de que entrara en vigor un contrato de diez años, cuando las autoridades municipales rechazaran su demanda de otro aumento de los precios. Los precios ya habían aumentado en un 130 por ciento sin que la empresa hubiera realizado las inversiones prometidas. Esta nueva oleada de privatizaciones que está orquestando el Gobierno turco ya se ha encontrado con problemas en varios lugares. En la conferencia de Estambul, el doctor Ertugrul Tanrikulu, de la plataforma El Agua es Vida de Edirne, habló sobre un caso grave de corrupción que se produjo en el contexto de la privatización prevista en la ciudad de Edirne. Ese mismo mes habían sido arrestadas diecinueve personas, entre las que se encontraban el alcalde de la ciudad, Hamdi Sedefci, y representantes de las empresas implicadas en la licitación. Un consorcio de tres empresas turcas había ganado una licitación mediante la que se había hecho con un contrato de 30 años para gestionar el agua de la ciudad, contrato que también incluía instalar contadores de agua con un sistema de prepago. El consorcio había colocado a uno de sus empleados en el departamento municipal encargado del proceso y había tergiversado las condiciones de la licitación a su favor. Según había revelado la investigación policial, el consorcio también planeaba recurrir a la corrupción para influir en la privatización del agua de otras nueve ciudades turcas.(6) En grandes ciudades como Izmir, Ankara y Estambul, se están desplegando fuertes campañas de base para el derecho al agua. A raíz del abandono político y de la comercialización, los servicios de agua municipales han empeorado y el suministro se interrumpe de forma cada vez más frecuente. En la conferencia, Ilknur Birol, de la Asociación de Refugios Populares, habló sobre las luchas locales por el agua en comunidades pobres, que suelen ser dirigidas por mujeres. Una mujer, que vio cómo su familia se quedaba sin agua por el corte total del servicio durante 13 días, organizó una manifestación que atrajo a 3.000 personas. Birol exhortó a los movimientos sociales de Turquía a unir esfuerzos en el período previo al V Foro y generar un fuerte movimiento en defensa del agua en Turquía. Muchos otros oradores se hicieron eco de este llamamiento. Salihoglu, de DISK, instó a la movilización en contra del Foro Mundial del Agua como el primer paso de un nuevo enfoque para solucionar la crisis de agua en el país. Tahir Ongur, de TMMOB, advirtió de que el Gobierno turco pretendía utilizar el Foro Mundial el Agua para “ofrecer el agua de Turquía en bandeja” a instituciones financieras internacionales y empresas constructoras. En marzo de 2009, manifestó Ongur, los actores financieros y las grandes empresas se reunirán en Estambul, “pero también lo harán los movimientos mundiales a favor del agua”. El Gobierno turco espera usar el Foro Mundial del Agua para impulsar sus drásticos planes de privatización, tildados por uno de los conferenciantes de ‘fascismo de mercado’. En este contexto, uno no puede dejar de preguntarse cómo es posible que el Consejo Mundial del Agua, el think tank que controla el acontecimiento, tomara la decisión de otorgar al Gobierno turco el papel de anfitrión del próximo Foro. En su página web, los organizadores del Foro Mundial del Agua en Estambul “instan a la comunidad internacional del agua a presentar propuestas concretas para que una mejora de la gestión del recurso contribuya a alcanzar la totalidad de los Objetivos de Desarrollo del Milenio”.(7) Las políticas del Gobierno turco en materia de agua, profundamente irresponsables, ponen claramente de manifiesto cuán vacía está la falsa retórica del Consejo Mundial del Agua. Notas (1) Véase, por ejemplo, "Observations on the World Water Forum in Mexico City". Para una crítica del Foro Mundial del Agua, véase por ejemplo, el informe de World Development Movement "4 World Water Forum - Mexico 2006". (2) Supolitik Iletisim Agi (3) El Parlamento turco está debatiendo actualmente el borrador de una nueva ley de licitaciones (para los sectores de la energía, el agua, las telecomunicaciones y el transporte). (4) En julio de 2007, durante la crisis de agua sufrida en Estambul y Ankara, el ministro de Energía y Recursos Naturales, Hilmi Guler, manifestó que los derechos operativos del agua de 12-13 ríos y pequeños lagos se traspasarían al sector privado durante un periodo máximo de 49 años. Según el ministro, este plan forma parte de un proyecto integrado por cuatro etapas en que participará el sector privado y que está concebido para superar los problemas de agua en el ámbito de la agricultura. Este paso concreto pretende abrir la gestión de presas a empresas privadas a través de un modelo de construcción-explotación-transferencia (BOT). Según el borrador del plan, el Ministerio divide el país en regiones según sus necesidades de agua agrícola y propone que el sector privado se encargue de construir las presas necesarias. Con este objetivo, se venderán al sector privado ríos y lagos. La fase siguiente del proyecto consistiría en usar el agua de las presas como agua potable. Según este plan, el traspaso de recursos al sector privado se decidirá mediante competencia abierta y no mediante un proceso de licitación cerrado. El proceso de licitación también estará abierto a inversores exrtanjeros. Fuente: Cómo privatizará el Gobierno las cuencas y los ríos (5) http://www.tbmm.gov.tr/Anayasa.htm (6) "Turkish water sector hit by corruption scandal", Global Water Intelligence, marzo de 2008. (7) El lema oficial del V Foro Mundial del Agua es "Bridging Divides for Water"