El informe médico de Augusto Pinochet

15 Febrero 2000
Article

Texto íntegro de las conclusiones del informe médico del ex dictador.

El TNI y el caso Pinochet

General

El senador Pinochet tiene un historial médico muy complejo, pero las principales dolencias activas actualmente son la neuropatía periférica diabética y, recientemente, un daño cerebrovascular progresivo. La neuropatía diabética contribuye a las dificultades para caminar y a la tendencia observada a la hipotensión. La diabetes también lo habrá predispuesto a las dolencias arteriales, unida al historial de consumo de tabaco en el pasado.

Las dolencias cerebrovasculares se han manifestado en parte en forma de ataques menores y ataques de asma transitorios, pero también provoca un deterioro progresivo sin sóntomas aguos. Existen pruebas críticas de que los daños se extienden por el cerebro. Esto incluye un daño de la zona piramidal que provoca espasmos en los ganglios basales, que produce características de la enfermedad de Párkinson. La presencia de reflejos «primitivos» indica daños en los lóbulos frontales, y la pérdida de memoria es atribuible al daño bilateral de la estructura de los lóbulos temporales. Las dificultades de comprensión son un efecto secundario de la pérdida de memoria. Aunque gran parte de las dolencias se puede atribuir a las zonas del cerebro que reciben riego de la arteria basilar (que presenta indicios de calcificación en los exámenes de CT), los daños del lóbulo frontal son síntomas de una enfermedad arterial más generalizada.

Adecuación para el juicio

FISICAMENTE: Actualmente, el senador Pinochet sería capaz de asistir al juicio, pero dado que los efectos de las dolencias cerebrovasculares han aumentado a pesar del tratamiento idóneo (con un buen control de la diabetes y la tensión arterial y con agentes anticoagulantes , es probable que continúe el deterioro de sus facultades físicas y mentales.

MENTALMENTE: En nuestra opinion, el senador Pinochet no está en disposición actualmente de participar en un juicio. Basamos esta opinión en:

1) Los fallos de memoria para acontecimientos remotos y recientes.

2) La capacidad limitada para comprender frases y preguntas complejas, a causa de los problemas de memoria, y por tanto, la incapacidad para procesar adecuadamente la información verbal.

3) La merma de su capacidad para expresarse de forma audible, comprensible y coherente.

4) La tendencia a la fatiga.

A causa de estos impedimentos sería incapaz de seguir el proceso de un juicio con la fluidez necesaria para dar instrucciones a sus abogados. Tendría dificultades a la hora de entender el contenido y el significado de las preguntas que se le planteran, y no comprendería bien esta dificultad.

No conserva vívido el recuerdo de los sucesos transcurridos en el pasado remoto. Tendría dificultades a la hora de hacerse oír y entender al responder a preguntas.

Estamos convencidos de que los impedimentos que hemos identificados se deben a los daños cerebrales, ya que coinciden con los síntomas de la dolencia y son homogéneos en su manifestación. Los exámenes neuropsicológicos formales no indican que ninguno de estos síntomas se deba a la exageración deliberada de las dolencias. En concreto, las pruebas neuropsicológicas indicativas de los niveles cultural y educativo originales muestran un resultado excelente. En la actualidad, el senador Pinochet no presenta indicios de depresión clínica.

Pronóstico

El estrés ocasionado por la situación, como el que probablemente ocasionaría el juicio, provoca reacciones fisiológicas que podrían acelerar el progreso de la dolencia vascular. Sin embargo, nos han informado de que el senador Pinochet mostró en el pasado una capacidad personal notable para superar el estrés, por lo que no nos consideramos capacitados para emitir una opinión concluyente sobre los efectos que el juicio en curso tendría sobre su salud.

Los principales episodios de la dolencia parecen haber ocurrido a lo largo de una serie de situaciones tromboembólicas durante septiembre y octubre de 1999. La mayoría de las personas podría haber tenido tiempo suficiente para una recuperación espontánea de estos episodios. Aunque algunas fluctuaciones esporádicas de las capacidades funcionales son características de los daños ocasionados en el cerebro por una dolencia cerebrovascular, consideramos improbable que se dé una mejora funcional considerable continuada.

Firmado el 6 de enero de 2000 por:

J. Grimley Evans
M.J. Denham
A.J. Lees