El "irreversible" proceso de regulación del mercado del cannabis

24 Julio 2014
In the media

Un informe internacional sobre el consumo de marihuana sostiene que el modelo prohibicionista que defienden países como España no ha reducido la demanda y ha fomentado la delincuencia organizada.

El modelo prohibicionista que aplican países como España sobre la marihuana no sólo no ha servido para reducir su consumo, sino que ha fomentado un mercado negro que ha generado graves consecuencias sociales, judiciales y de salud pública. Es una de las conclusiones de Auge y caída de la prohibición del cannabis, un informe elaborado por Transnational Institute (TNI) y Global Drug Policy Observatory (GDPO) que se ha presentado en Barcelona y que concluye que la regulación del sector es la única solución posible, además de ser "irreversible".

El documento, publicado por la revista Cáñamo y presentado por Martin Jelsma, uno de los expertos en política de drogas más prestigioso del mundo, asesor del gobierno uruguayo y coautor del informe, destaca que el actual modelo tan restrictivo de la mayoría de países "ha generado una importante carga para los sistemas judiciales penales, causado impactos sociales y de salud pública profundamente negativos, y creado mercados delictivos que fomentan la delincuencia organizada, la violencia y la corrupción”.

Una de las muchas críticas que se recogen en el informe es que el marco internacional que desde los años sesenta clasifica a la marihuana como una droga peligrosa ha quedado obsoleto. Por eso insta a la ONU a actualizar su sistema de control de drogas para darle más base científica y adaptarlo a las necesidades del siglo XXI. “Existen buenos motivos para poner en tela de juicio el modelo prohibicionista para la fiscalización del cannabis impuesto por los tratados. La inclusión original del cannabis en el actual marco internacional fue el resultado de procedimientos cuestionables y pruebas discutibles”, remarca el texto.

 

Leer el artículo completo