El sur-oriente colombiano del que hacen parte estos departamentos, es una amplia región selvática tropical de frágil ecosistema. Además de poseer cultivos de coca, debido a su vecindad con Brasil y Venezuela, el sur-oriente es punto de cruce del narcotráf

17 Noviembre 2005
Article

 

El sur-oriente colombiano del que hacen parte estos departamentos, es una amplia región selvática tropical de frágil ecosistema. Además de poseer cultivos de coca, debido a su vecindad con Brasil y Venezuela, el sur-oriente es punto de cruce del narcotráfico y del contrabando de armas, además de sitio de almacenaje de pasta básica. Durante los noventa el Guaviare fue la región cocalera más grande del país.

Aunque a finales de 2003 el departamento del Guaviare presentó una importante disminución de sus cultivos de coca, la región vista en su conjunto cuenta con un poco más de 30.000 hectáreas, y es considerada como el mayor epicentro de producción del alcaloide. Eso hace de este eje sur-oriental, blanco de buena parte de las acciones de fumigación del Plan Colombia en el segundo semestre de 2004.

También se ha reportado que amplias extensiones de tierra de la zona amazónica del Guaviare han sido sembradas nuevamente con coca luego de haber sido erradicadas en las intensas campañas de fumigación del año anterior. El incremento de los cultivos ilícitos ha ido de la mano con la disputa territorial que libran autodefensas y guerrilla en las selvas del sur-oriente colombiano. El Guaviare es también escenario de la mayor ofensiva militar del ejército colombiano en los últimos años conocida como Plan Patriota.

En el departamento del Meta los cultivos se han mantenido relativamente estables, notándose un importante incremento en 2003, en una tendencia que al parecer se sigue manteniendo en lo que va corrido de 2004.

Las autoridades departamentales, la población civil y las diversas organizaciones que trabajan en la región se han opuesto reiteradamente a las aspersiones pidiendo al gobierno un cambio en la estrategia contra los cultivos ilícitos. La política de seguridad (Plan Patriota) sin inversión social no es una solución al problema de pobreza que afecta al 80 por ciento de los habitantes de la región. Un caso particular es el municipio de Miraflores - emporio de la coca hasta hace pocos meses en control de las Farc - en donde la llegada sorpresiva del ejército y la policía propició la caída de la economía de la coca en la que se basaba la relativa prosperidad de la región, lo que ha generado una mayor pobreza en la zona. Se rumora que hay cientos de toneladas de droga enterradas en las fincas.

Las operaciones de fumigación se han concentrado en Guaviare y Meta, los otros tres departamentos de la región no han sido fumigados y la reducción que han reportado estas áreas ha obedecido al abandono voluntario de los cultivos.

Area sembrada de coca

 

Guaviare

Meta

Vichada

Vaupés

Guainía

1999

28.435

11.384

 

1.014

 

2000

17.619

11.123

4.935

1.493

853

2001

25.553

11.425

9.166

1.918

1.318

2002

27.381

9.222

4.910

1.485

749

2003

16.163

12.814

3.818

1.157

726