Es hora de reparar un error histórico

El IDPC insta a todos los países a no presentar objeciones a la propuesta de Bolivia para eliminar la prohibición que pesa sobre la masticación de la hoja de coca
14 Enero 2011
Article

En 2009, el Gobierno boliviano solicitó que las Naciones Unidas modificaran la Convención Única de 1961. La enmienda propuesta eliminaría la prohibición injustificada que pesa sobre la masticación de la hoja de coca sin que ello afectara al estricto sistema mundial de fiscalización al que están sometidos el cultivo de coca y la cocaína. El período de 18 meses del que disponen los países para impugnar la enmienda solicitada por Bolivia finaliza el 31 de enero de 2011.

Varios países – entre los que estarían los Estados Unidos, Colombia, la Federación de Rusia, Japón, Francia, el Reino Unido, Alemania, Italia, Suecia y Dinamarca – están planteándose la posibilidad de presentar objeciones formales ante el secretario general de la ONU. El IDPC exhorta a estos Gobiernos a replantearse esta idea. El mantenimiento de la prohibición está claramente reñido con varias declaraciones multilaterales oficiales, como la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas de 2007.

Proteger el derecho indígena y cultural de los pueblos andino-amazónicos a masticar hojas de coca no socava en medida alguna las iniciativas internacionales para abordar los importantes problemas relacionados con el mercado ilícito de la cocaína. La derrota de la enmienda pondría de manifiesto que la comunidad internacional sigue priorizando los enfoques punitivos de la tolerancia cero en el ámbito de la fiscalización de drogas por encima de los derechos de los pueblos indígenas. Oponerse a la modificación solicitada perpetuaría una violación evidente de estas libertades. Por otra parte, la introducción de enmiendas razonables y técnicamente sólidas en las convenciones de fiscalización de estupefacientes debería entenderse como un elemento normal del proceso de modernización para adaptarlas a sus propios fines en el siglo XXI.