Grietas en el Consenso de Viena

01 Junio 2004
Article

Han pasado cuatro décadas desde que la primera convención de las Naciones Unidas para el control de las drogas entró en vigencia.

Han pasado cuatro décadas desde que la primera convención de las Naciones Unidas para el control de las drogas entró en vigencia. Las Naciones Unidas ha llevado a cabo numerosas conferencias y cumbres con el propósito de negociar una propuesta global hacia las drogas ilícitas. Sin embargo, aparecen cada vez más grietas en este modelo supuestamente universal que, en realidad, se basa en un consenso sumamente frágil. La inhabilidad de contrarrestar los crecientes problemas relacionados con el abuso de las drogas ilícitas han llevado a varios países a cuestionar la validez de las actuales políticas y a experimentar con estrategias más pragmáticas y menos inspiradas en la ideología estadounidense de la “tolerancia cero”.

Esto ha creado una creciente aceptación del concepto de reducción del daño al consumidor, de acuerdo al cual el abuso de drogas es tratado como asunto de salud pública y no como asunto legal. Por su parte, el debate sobre la producción se centra en la necesidad de asegurar sustento alternativo a las comunidades agrícolas en cuestión, y cómo promover su desarrollo más efectivamente. En el ambiente polarizado del sistema de control de drogas de la ONU, los debates sobre política se han acalorado bajo la presión del plazo inminente del año 2008, establecido en 1998 durante la Sesión Especial de la Asamblea General de la ONU sobre drogas, para lograr resultados significativos en la reducción de la oferta y la demanda global de drogas.