La producción de cannabis en el mundo

17 Septiembre 2003
Article

Entre las drogas ilícitas, el cultivo del cannabis es el más extendido y del que se tienen menos datos.

Entre las drogas ilícitas, el cultivo del cannabis es el más extendido y del que se tienen menos datos. Debido a la falta de sistemas de observación, no existen cálculos aproximados sobre su producción. La planta se cultiva en grandes extensiones en todo el mundo: Asia, África, Latinoamérica, Norteamérica y, cada vez más, Europa.

La ONU estima que 147 millones de personas, el 3,5% de la población mundial, consumieron cannabis a finales de la década de 1990. Según el informe "Tendencias Mundiales de las Drogas Ilícitas 2002" (1), entre 1999 y 2000 se produjo un notable aumento en el tráfico de la hierba del cannabis en todo el mundo. Este hecho se correspondía con el incremento internacional del uso de esta planta. En 2000, se incautaron unas 4.500 toneladas métricas de hierba de cannabis, un notable aumento si se compara con las 4.000 toneladas métricas interceptadas en 1999.

El cultivo tradicional en las zonas meridionales y menos desarrolladas del mundo se está desplazando hacia el Norte. El cultivo doméstico de cannabis en Europa Occidental y en Norteamérica ha aumentado considerablemente. Una creciente proporción del cannabis en el Reino Unido procede del cultivo de sus propios usuarios para consumo personal o para compartir con los amigos. De hecho, el cannabis de cultivo doméstico ha superado al hachís o la resina de Marruecos como el principal producto del mercado del cannabis británico. Esta tendencia se ha observado también en otros Estados como Suiza y los Países Bajos. En los Países Bajos, el producto nacional ha substituido la importación de hachís y marihuana de los productores tradicionales en el Sur. Alrededor del 75% del cannabis neerlandés es marihuana cultivada en los Países Bajos. Una parte importante de la producción comercial en los Países Bajos también se exporta, aunque no se dispone de datos concretos al respecto.

Conclusión

El informe de revisión de mitad de período de la ONUDD señala que el creciente volumen de las incautaciones y los indicios que apuntan al aumento del consumo llevan a concluir que también se está intensificando la producción. Todo parece indicar que dicha conclusión es acertada. A pesar de que no existen datos fidedignos sobre el cultivo y la producción mundiales de cannabis, las tendencias sobre el consumo sugieren que el mercado internacional de esta planta sigue en expansión. La producción se está desplazando hacia los principales mercados de consumo en Europa Occidental y en Norteamérica.

Hoy en día, la mayoría de gobiernos está empezando a cuestionar la filosofía convencional sobre la prohibición del cannabis. A pesar de las notables diferencias entre naciones, el Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías (OEDT) indica que en toda Europa existe una tendencia dirigida a adoptar políticas más pragmáticas y a "reducir o suprimir las penas por consumo personal o posesión de cánnabis" (2). Cada vez es mayor el número de gobiernos nacionales que se está preparando para seguir el ejemplo de los Países Bajos, donde se despenalizó con éxito el uso personal de esta planta a mediados de 1970. El parlamento suizo está en estos momentos estudiando un proyecto de ley para despenalizar el uso del cannabis, así como el cultivo, la fabricación, la adquisición y la posesión de esta planta para el consumo personal. El gobierno del Reino Unido ha modificado la clasificación de la posesión de cannabis para pasarla a la menor categoría.

También el Canadá y Jamaica están replanteando sus políticas. En diciembre de 2002, el ministro de justicia, Martin Cauchon, anunció que quizá en breve el Canadá pondrá fin a las penas relacionadas con la posesión de pequeñas cantidades de marihuana para el consumo personal. Apenas unos días después, un informe especial de la Cámara de los Comunes del Reino Unido recomendaba adoptar "una estrategia integral con miras a despenalizar la posesión y el cultivo de cantidades de cannabis inferiores a los 30 gramos destinadas al consumo personal". Tras una investigación de dos años, el Comité Especial sobre Drogas Ilegales del Senado del Canadá publicó un informe aún más osado. En éste, se recomendaba "que el Gobierno del Canadá enmiende la Ley sobre drogas y substancias controladas con objeto de elaborar un programa de exención penal. Esta legislación debería estipular las condiciones necesarias para obtener licencias, así como para producir y vender cannabis." En Jamaica, la Comisión Nacional sobre Marihuana está aconsejando que se despenalice esta planta para el uso personal y privado entre los adultos, así como para su uso sacramental en actos religiosos.

Referencias

1. Global Illicit Drug Trends, UNDCP, Vienna, 2002.
2. Informe anual sobre el problema de la drogodependencia en la Unión Europea y en Noruega 2002.