La propuesta de Bush al Consejo de Seguridad

07 Octubre 2002
Article

Este análisis ha sido elaborado a partir de las filtraciones de prensa fidedignas del borrador de resolución presentado por EEUU al Consejo de Seguridad. El texto completo no ha sido publicado, por lo que esta valoración es obviamente limitada.

Traductores
Publicado en
CSCA web

El borrador de la resolución que Bush ha presentado a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (NNUU) ha sido diseñado claramente para evitar que los inspectores de NNUU den comienzo a su labor, para animar a Iraq a echarse atrás en su compromiso de una eliminación significativa de obstáculos lo que podría ser considerado como su conformidad al acceso de los inspectores. Es un arte hacer de un ataque militar estadounidense, o estadounidense y británico, algo inevitable y aureolarlo con una especie de bendición de NNUU. Tal y como un diplomático europeo dijo: "Esto no es una resolución para los inspectores. Es una declaración de guerra".

Socavar a NNUU

El lenguaje que utilizan EEUU y Reino Unido socava peligrosamente a NNUU. Deja obsoletas resoluciones ya existentes, destruye los acuerdos en vigor entre Iraq y NNUU para acelerar el proceso de inspección y, funcionalmente, reemplaza el objetivo de NNUU de desarme por el objetivo de EEUU de derrocar el régimen iraquí. Un portavoz estadounidense ha afirmado que Washington espera que esta nueva resolución pueda "reemplazar" todas las resoluciones anteriores. "No pienso en los términos de otras resoluciones -señaló- [...]. Ésta [nueva resolución] puede ser única y lograr que Iraq nos dé todo lo que nos tiene que dar".

El esfuerzo de EEUU para lograr el apoyo del Consejo de Seguridad (CS) ya le está llevando a los tremendos sobornos y amenazas que caracterizaron la aprobación, en 1990, de la resolución 678 que autorizaba la guerra contra Iraq. En aquel momento, a todos los países pobres del CS (Zaire, Etiopía, Colombia) se les ofreció petróleo baratísimo, cortesía de Arabia Saudí y de los emires kuwaitíes exiliados; a Etiopía y a Colombia, orquestado por EEUU, se les ofreció nuevo armamento, después de años de negarles ayuda militar debido a la guerra y al aumento de las violaciones de los derechos humanos. China, que había amenazado mucho tiempo con el veto, fue sobornada con ayudas al desarrollo a largo plazo y con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con EEUU, que se rompieron con motivo de la masacre de la Plaza de Tienanmen. Yemen, el único país árabe en el Consejo, votó "no"- Inmediatamente después a su embajador se le espetó: "Este será el voto negativo más caro que jamás haya realizado usted": tres días después, EEUU retiró el presupuesto total de ayuda a Yemen por valor de 70 millones de dólares. El recuerdo del "precedente Yemen" aún está muy presente en los círculos de NNUU.

¿Una 'flagrante violación'?

El borrador de la nueva resolución declara que Iraq ha cometido una "flagrante violación" de la resolución 687 [de fin de la Guerra del Golfo de 1991] relativa a las inspecciones y al desarme, y afirma que [Iraq] ha violado otras muchas resoluciones. Las recomendaciones establecen la base para un endurecimiento de las medidas incluyendo, naturalmente, la aprobación del uso de la fuerza militar. La resolución asume una posición de "todo o nada", ignorando el hecho de la parcial aceptación de Iraq [de las inspecciones durante años, así como el hecho de que los inspectores de la UNSCOM se convirtieron en grandes maestros en anular los esfuerzos de Iraq por buscar evasivas.

El informe final de la UNSCOM presentado por [su presidente] Richard Butler al CS antes de la salida de los inspectores en diciembre de 1998, apunta varios ejemplos concretos de incumplimiento por parte de Iraq con la UNSCOM, y desde que se produjo el acuerdo, en febrero de 1998, entre Sadam Husein y Kofi Annan, en el que se prometió el acceso "total e incondicional", esos ejemplos [de incumplimiento] representan una violación del acuerdo. Sin embargo, el propio Butler indicaba en su informe que esos ejemplos particulares de oposición [a la tarea de inspección de la UNSCOM] tenían lugar dentro de un contexto general de cooperación. Butler escribió: "En términos estadísticos, la mayoría de las inspecciones de instalaciones y lugares bajo el sistema de supervisión actual, se llevaron a cabo con la cooperación de Iraq" Es después cuando Butler describe problemas dentro de ese contexto de "cooperación de Iraq". En otros apartados del informe detalla ejemplos tanto de cooperación como de violación parcial.

El informe Butler no equipara los ejemplos con los hechos ni siquiera cuando los relata. Su conclusión es que "la Comisión no es capaz de llevar a cabo el trabajo de desarme iniciado por mandato del Consejo de Seguridad, y por lo tanto, de dar al Consejo las garantías necesaria que éste requiere respecto a los programas de armas prohibidas de Iraq". No hay mención al hecho de que el núcleo del informe constata que la UNSCOM había logrado llevar a cabo "la mayor parte" del trabajo de desarme.

El calendario

La propuesta de resolución desestima que la resolución 1284 aprobada en su día por el CS incluye acuerdos para el desarrollo del trabajo de la UNMOVIC (Comisión de NNUU de control, verificación e inspección), con la planificación de una investigación preliminar de 60 días, la cual determinará el trabajo de desarme que aún queda por finalizar y, posteriormente, hará público un plan de trabajo y una fecha tope para terminarlo.

[La propuesta de nueva resolución] impone un tiempo límite de siete días para que Iraq declare la aceptación de esta nueva resolución y comience el proceso de "declarar" todos sus programas de armas de destrucción masiva, incluso antes de que lleguen los inspectores de la UNMOVIC.

Tras una prórroga de 23 días, Iraq debería haber declarado todos sus programas de armas de destrucción masiva, aplicándole un castigo en caso de alguna declaración falsa o incompleta por "provocar la acción [militar]". Además, dentro de estos 30 días [7 + 23] se podría obligar a Iraq a dar vía libre a los inspectores en todo el país, pudiendo obtener [los inspectores] documentos de cualquier programa de armas de destrucción masiva que Iraq ya haya declarado, destruido o desmantelado.

Parece (a primera vista, ya que el texto completo de la propuesta de resolución no está disponible) que el equipo de la UNMOVIC sólo podría entrar en Iraq después del período de 30 días antes citado. Si ello significa la continuidad de las conversaciones de Viena sobre la logística de la UNMOVIC o el abandono de las mismas, todavía no está claro.

Sobre el terreno: inspecciones coercitivas

Los inspectores irían acompañados por "representantes" de EEUU y de los otros cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Estos representantes estarían autorizados a acompañar a los equipos de inspectores, a elegir lugares para inspeccionar y a solicitar informes sobre los resultados de las inspecciones en esos lugares escogidos. Cualquier lugar del país estaría expuesto a una inspección inmediata. El Memorando de Acuerdo firmado por Kofi Annan y el dirigente iraquí [Tareq Asís] en marzo de 1998, que se convirtió en la base de la resolución 1154 del Consejo de Seguridad de NNUU y que perfila los acuerdos para la inspección de los "edificios presidenciales" iraquíes, sería papel mojado. La nueva resolución exige un acceso total y absoluto para los inspectores, a pesar de la [resolución] 1154".

La propuesta incluye al menos parte del lenguaje atesorado por Jessica T. Mathews en el documento de la Fundación Carnegie la Paz Internacional, y en el cual reclama el uso de fuerzas armadas en inspecciones coercitivas. Los detalles referentes a qué tipo de fuerza militar se emplearía no se han filtrado todavía. Existe una demanda concreta del uso de fuerzas armadas -ya sean de Naciones Unidas o de los países aliados- por lo menos para "proteger" el campamento base de los inspectores y las carreteras por las que transiten. No está claro si también se autorizaría la realización de un acuerdo militar propiamente dicho, tal y como reclama la Fundación Carnegie en su informe: "Con tropas y helicópteros de combate, que acompañarían a los equipos de inspectores, preparados para responder con la fuerza y para borrar del mapa cualquier lugar donde un solo soldado iraquí dude un instante antes de franquear la entrada [a los inspectores]". Pero con o sin esta versión tan agresiva, lo cierto es que el fin de esta propuesta es eliminar cualquier distinción entre inspecciones y guerra.

El alcance de las inspecciones

La resolución propuesta exige el traslado de los científicos presumiblemente implicados en investigaciones sobre armas de destrucción masiva y de "otros" [científicos] por realizar investigaciones fuera de Iraq. Esta propuesta se justifica por el miedo legítimo que estos científicos puedan tener de hablar con los inspectores dada la probabilidad de represalias de parte del régimen iraquí. Sin embargo, el fin de este acuerdo sería despojar a Iraq de la mayoría de sus intelectuales y de su estructura y capacidad científicas, porque la mayor parte de los científicos (especialmente en el campo de la investigación nuclear) han estado trabajando en programas civiles desde mediados de la década de los 90, y porque que sería improbable que la mayoría de los científicos trasladados volviera. Teniendo en cuenta los 12 años de sanciones que han diezmado el sistema educativo de Iraq, un sistema que una vez estuvo al mismo nivel que el de los países del mundo desarrollado, las consecuencias [de esta medida] serían nefastas.

La "otra" postura implica que la UNMOVIC jugaría el papel de evaluar y determinar la legitimidad del potencial de los investigadores refugiados. Nuevamente, esta medida invalida el papel de los inspectores de NNUU y el fin se convierte en minar y derrocar el régimen iraquí.

La nueva propuesta de resolución exige el acceso total e incondicional a cualquier lugar en cualquier parte del país. Para ello utiliza la frase "a pesar de la [resolución] 1154", refiriéndose al Memorando de Acuerdo firmado en marzo de 1998 entre Iraq y NNUU que pone en marcha los acuerdos para la inspección de los denominados "edificios presidenciales". Esto minimizaría totalmente la capacidad de la UNMOVIC para moverse con rapidez y comenzar las inspecciones, puesto que están basadas en acuerdos previos.

Las reuniones [iniciadas] el 30 de septiembre en Viena, debían tratar cuestiones logísticas de almacenamiento, transportes, comunicaciones, etc. Si de repente se informa a Irak que los acuerdos existentes con NNUU son nulos hay un grave peligro de que las conversaciones fracasen, evitando el rápido inicio de las inspecciones. Parece que los responsables estadounidenses están esperando que éste sea precisamente el resultado.

Lo que se ha ignorado

A pesar de que el presidente Bush sigue hablando de su preocupación tanto por la importancia de las resoluciones de NNUU como por su cumplimiento, es evidente que su preocupación es tan limitada y tan parcial como siempre. En el borrador no hay ninguna mención al hecho de que la mayoría de las resoluciones a las que se hace referencia no están contenidas en el Capítulo VII de la Carta [fundacional de NNUU], no piden el uso de la coacción mediante las fuerzas armadas y no autorizan a ningún país, o grupo de países, a actuar en solitario en nombre del cumplimiento de las resoluciones de NNUU.

No existe [en el borrador de la resolución] ninguna mención al hecho de que las resoluciones de NNUU, todas aprobadas por EEUU, hacen referencia constantemente a la protección de la integridad territorial de Iraq, lo que es ignorado por las acciones de EEUU Esto incluye la resolución 688, que según EEUU justifica la creación y el aumento de la fuerza militar de las zonas "de exclusión aérea" en el norte y sur de Iraq, a pesar del hecho de que ni la resolución 688 ni ninguna otra resolución de NNUU haya autorizado nunca o haya mencionado jamás la creación o el refuerzo militar de esas zonas. De hecho, la resolución 688 reafirma "el compromiso de todos los Estados miembro para mantener la soberanía, la integridad territorial y la independencia política de Iraq, y del resto de Estados en la zona".

Tampoco existe ninguna referencia en el borrador de resolución al Artículo 14 de la resolución 687, que exige considerar el desarme de Iraq como un paso adelante hacia el establecimiento en todo Oriente Medio de una "zona libre de armas de destrucción masiva, todos los misiles preparados para su entrega, y con el objetivo de la prohibición absoluta de armas químicas".

Los pasos siguientes: la oposición a la guerra

Es factible que alguna versión de la propuesta anglo-estadounidense se pueda poner encima de la mesa del CS a partir del 30 de septiembre. Pero se puede retrasar, dependiendo de cómo sea el nivel de firmeza de la resistencia francesa y rusa. Es muy probable que el esfuerzo de EEUU haya sido diseñado para provocar que Iraq se salga de las conversaciones de Viena, con la esperanza de que la resistencia francesa y/o rusa pueda entonces fallar.

Los esfuerzos diplomáticos habituales llevados a cabo en Paris y Moscú probablemente impliquen grandes esfuerzos para sobornar y amenazar simultáneamente a Chirac y a Putin. Las ofertas posiblemente incluyan un acuerdo con el gobierno "pos-Sadam" en Iraq, acuerdo que podría ser celebrado y depender de EEUU, y que podría inevitablemente hacer que los contratos petrolíferos existentes (firmados por Francia y Rusia a la espera de un posible levantamiento de sanciones) sean nulos, pero EEUU podria permitir contratos nuevos con París y Moscú si no hay veto a la nueva resolución.

La llegada de Alemania al CS, fortalece la posición francesa. A pesar de que Alemania no tiene derecho de veto en el Consejo, tener el respaldo europeo es importante para Francia, especialmente desde que la OTAN -y la Unión Europea- esperan el probable respaldo de Bulgaria a la posición de EEUU y Reino Unido sin cuestionarla. Pero también pueden amenazar a Alemania. Pese a la total y absoluta oposición de Schroeder a una guerra contra Iraq, las relaciones con EEUU siguen siendo la clave y Washington puede dar una vuelta de tuerca más a la presión que ejerce, haciendo saber a Alemania que no habrá vuelta a unas relaciones amistosas si Berlín vota en contra de EEUU.

Por último, la oposición internacional puede continuar o puede derrumbarse dependiendo de la presión de EEUU que se esté dispuesto a soportar. Si la oposición en EEUU continúa creciendo, si la exigencia de que EEUU obedezca a NNUU, en lugar de socavarla, sigue aumentando pueden ocurrir dos cosas. Primero, si piensan que no pueden ganar el apoyo de los congresistas y/o de la calle sin ella [NNUU], la apuesta por obtener una resolución de NNUU aumenta para la Administración Bush. Segundo, la posibilidad de que la versión estadounidense de la resolución de NNUU vea la luz, disminuye gracias a que la oposición internacional aumenta y a que la oposición dentro de EEUU se hace cada vez más fuerte.

Lo que ocurra con NNUU, si continúa siendo un instrumento internacional viable de consenso global o fracasa bajo el peso de la dominación y de las órdenes de EEUU, y si las sanciones, que han devastado a la población iraquí, se encaminarán, o no, hacia una nueva guerra más amarga aún, depende de la fuerza con la que el movimiento de oposición estadounidense se construya en la calle, en los medios de comunicación, en las iglesias y en el Congreso.