Las aguas turbulentas de la gobernanza de los océanos bajo escrutinio

07 Mayo 2014
Article

El equipo de Justicia Agraria del TNI reitera las graves consecuencias de los actuales marcos de gobernanza de los océanos, planteadas en repetidas ocasiones por movimientos sociales que representan a pueblos pescadores en la Cumbre Mundial de los Océanos.

World Forum of Fisher Peoples (WFFP)
No to the privatization of our sea / Photo credit WFFP
La Haya acogerá la mediática Cumbre Mundial de los Océanos, organizada por el Banco Mundial y el gobierno holandés. El equipo de Justicia Agraria –junto con compañeros de la organización sudafricana Masifundise (www.masifundise.org.za) y Africa Contact (www.afrika.dk) con base en Dinamarca– asistirá e insistirá en las consecuencias peligrosas de la gobernanza de los océanos y las políticas actuales que han planteado en repetidas ocasiones los movimientos sociales que representan a la gente que se dedica a la pesca.

Se prevé que la cumbre –organizada con una agenda claramente a favor del mundo de los negocios– ayude a perfilar tanto al marco como la financiación de la emergente Alianza Mundial a favor de los Océanos (GPO). Puesta en marcha por el Banco Mundial, la GPO se presenta cada vez más como el nuevo plan de acción global de gobernanza de los océanos y pesquerías del mundo. Bajo la premisa de soluciones que favorecen la privatización de los recursos acuáticos, la GPO se basa fundamentalmente en la remodelación de los sistemas de acceso a derechos hacia derechos individuales y propietarios, rechazando el pluralismo legal de derechos pesqueros habituales, de propiedad común, indígenas, etc. de los que los pescadores de pequeña escala dependen para su sustento y la soberanía alimentaria.

La GPO se presenta cada vez más como el nuevo plan de acción global

El Foro Mundial de Pueblos Pescadores (WFFP) dio la voz de alarma por primera vez sobre la GPO en marzo de 2013 e hizo un llamamiento a los gobiernos de todo el mundo para poner fin a la iniciativa, proporcionando pruebas de que “conduce de facto a la exclusión de los pescadores de pequeña escala y la concentración de los derechos de pesca en una elite minoritaria”. Se explicó además que la GPO “es incompatible con la pesca a pequeña escala y podría dar lugar a la pérdida de prácticas tradicionales de gestión pesquera”.

El llamamiento del WFFP contra la GPO se encuadra dentro de un contexto más amplio de privatización marina y cercamientos en los que las pesquerías de pequeña escala en todos los continentes se enfrentan a procesos y dinámicas que afectan y amenazan su existencia. En estos momentos, junto con el acaparamiento global de tierras, el deseo de controlar los recursos acuáticos de los océanos amenaza con destruir la vida y el sustento de millones de personas en todo el mundo, muchas de las cuales padecen ya la marginación política y la vulnerabilidad ecológica. Actores poderosos se apropian en muchas partes del mundo de las políticas, leyes y prácticas que definen, asignan y gestionan el acceso, el uso y el control de los recursos pesqueros marinos, costeros y tierra adentro, con poca preocupación por las consecuencias sociales y ambientales. Es una tendencia que se conoce cada vez más como ‘acaparamiento de los océanos’.

Quinientos millones de personas en todo el mundo –pescadores artesanales o de pequeña escala, piscicultores, recolectores, comunidades y pueblos indígenas en zonas costeras, etc.– dependen en diversa medida y forma de los recursos y las actividades pesqueras. El pescado es clave en la dieta de mucha gente, lo que incluye también a los pobres de Asia, África y América Central y del Sur. Al mismo tiempo los océanos juegan un papel muy importante en algunos de los ciclos ecológicos básicos de los que la vida en la tierra depende –por ejemplo los ciclos de oxígeno y carbono– y son fuente de gran parte de la biodiversidad del planeta. El uso imprudente de los océanos y las pesquerías –marinas, costeras y tierra adentro– del mundo mediante las diversas formas de acaparamiento de los océanos mina la gestión sana y democrática de recursos esenciales. Se manifiesta en contextos tan diversos como la gobernanza de pesquerías y comercio, la conservación ambiental, las políticas turísticas y energéticas, las operaciones de la industria alimentaria global, la especulación de los mercados financieros, etc. Los peligros son aún más críticos por cuanto los recursos ya experimentan un agotamiento y una degradación crecientes, desafiando su propia existencia además del sustento de las personas y comunidades que dependen de las pesquerías. Esta amenaza entra en una fase dramáticamente nueva y acentuada con la emergencia de la GPO.

El control de los recursos naturales se concentra cada vez más en manos de pocos grandes actores

Olivier de Schutter –el relator especial de la ONU por el Derecho a la Alimentación– explicó que “el ‘acaparamiento de los océanos’ –bajo la forma de turbios acuerdos de acceso que dañan los intereses de los pescadores de pequeña escala, la pesca furtiva, las incursiones en aguas protegidas y el desvío de recursos de las poblaciones locales– puede constituir una amenaza tan grave como el ‘acaparamiento de tierras’”.

El WFFP encomendó a Masifundise, TNI y Africa Contact la elaboración de una guía básica sobre el acaparamiento de los océanos para su próxima Asamblea General en septiembre de 2014. Haciendo referencia a las experiencias e historias de la gente común, el manual pretende visibilizar las luchas de los pescadores de pequeña escala y elevar la conciencia pública dentro de los mismos movimientos sociales de los pescadores y más allá de éstos sobre la amenaza del acaparamiento de los océanos bajo sus diversas formas, lo que incluye la GPO.

De alguna manera los trabajadores rurales –dependan de la agricultura, la pesca o una combinación de las dos– se enfrentan a las mismas presiones y dinámicas transformadoras de despojamiento y cercamiento, aún si éstas se revelan mediante mecanismos distintos. El control sobre los recursos naturales se concentra cada vez más en manos de pocos actores que deciden cómo son utilizados los recursos naturales locales, por quién y para qué. En muchos casos esto conduce a la apropiación de recursos por parte del gran capital a costa de los usuarios locales. Como tal, las luchas de los pescadores para asegurar que su acceso a los recursos se considera sobre todo como un derecho humano más que un asunto comercial se relaciona estrecha y profundamente con el marco de la soberanía alimentaria.

photo from Masifundise