Las Naciones Unidas y la reducción del daño

20 Febrero 2008

TNI Informe sobre políticas de drogas 12, marzo de 

En marzo de 2005 se reúne en Viena la Comisión de Estupefacientes de la ONU. La confrontación entre los ideólogos de la 'tolerancia cero' y los pragmáticos que apoyan la reducción del daño va a ser más feroz que nunca. El gobierno estadounidense -principal donante de la ONUDD- amenazó con cortar los fondos a la ONUDD, a menos que la agencia asegure que se abstendrá de dar cualquier apoyo a la reducción del daño, incluidos los programas de intercambio de jeringuillas y tratamientos de substitución. Los diferentes puntos de vista sobre reducción del daño que se enfrentan al interior del sistema de la ONU se han vuelto un problema serio. La coherencia en los mensajes es crucial, especialmente cuando se trata de programas globales conjuntos, como las iniciativas para disminuir la epidemia de VIH/SIDA.

Los diferentes puntos de vista sobre reducción del daño que se enfrentan al interior del sistema de la ONU se han vuelto un problema serio. La coherencia en los mensajes es crucial especialmente cuando se trata de programas globales conjuntos, como las iniciativas para disminuir la epidemia de VIH/SIDA, en los que las prácticas de reducción del daño, como el intercambio de jeringuillas y el tratamiento de substitución, juegan un rol central.

Descargar informe completo (PDF)

Las tensiones de vieja data alcanzaron una nueva fase luego de un encuentro entre el director ejecutivo de la ONUDD, Antonio Maria Costa y el subsecretario de estado para narcóticos de EEUU (INL), Robert Charles, el 10 de noviembre de 2004. En el encuentro, el gobierno estadounidense –principal donante de la ONUDD– amenazó a Costa con recortar los fondos, a menos que garantizara que la ONUDD se abstendría de apoyar cualquier expresión a favor de la reducción del daño, incluido el programa de intercambio de jeringuillas.

Al día siguiente el señor Costa escribió una carta de mea culpa (1) al señor Charles prometiendo lo indicado, con el fin de asegurar la continuidad de los fondos estadounidenses. “En lo que tiene que ver en general con la 'reducción del daño', comparto su inquietud. Hay gente actuando bajo el lema de 'reducción del daño' de manera soterrada para alterar la oposición mundial a las drogas. Esta gente abusa de nuestras bien intencionadas declaraciones a favor de su propia agenda, algo que no debemos permitir. De acuerdo a esto, y tal como lo discutimos en nuestra reunión, estamos revisando nuestras declaraciones, las impresas y las electrónicas, y estaremos aún más atentos en el futuro.”

El señor Costa precisó que la ONUDD se opone férreamente a los programas de inyección de drogas, mantenimiento de heroína y salas de consumo, que en su opinión se oponen a las tres convenciones de control de drogas de la ONU. Respecto al intercambio de jeringuillas, según el señor Costa, la relación entre el uso de drogas inyectadas y la pandemia de VIH/SIDA es fuente de una controversia que pone a la ONUDD en una posición difícil. “No obstante, y siguiendo las guías de nuestras convenciones, de la CE y de la JIFE, nosotros no endosamos el intercambio de jeringuillas como solución al abuso de drogas, ni apoyamos las declaraciones públicas a favor de tal práctica.”

Esta posición asumida por el señor Costa bajo presión de EEUU contradice directamente muchas de las declaraciones hechas por otras agencias de la ONU a este respecto, así como declaraciones hechas por representantes de la ONUDD o aparecidas en documentos recientes de esa entidad. La incoherencia es ahora más evidente que nunca dentro de la ONU respecto a un tema con el que los 191 estados miembros de la ONU se han comprometido en el Objetivo de Desarrollo del Milenio: detener y empezar a revertir la propagación del VIH/SIDA.

Recomendaciones de TNI:

  • Los gobiernos deben defender las prácticas de reducción del daño. De no hacerlo, los buenos resultados obtenidos a través de la gestión y métodos de políticas de drogas eficaces para contener la expansión del VIH/SIDA, podrían estar en peligro.

  • Los países con una amplia experiencia en prácticas de reducción del daño y menos vulnerables a la presión estadounidense –Europa, Canadá y Australia– tienen una mayor responsabilidad. El precio por evitar la confrontación lo pagarán Asia, América Latina y la antigua Unión Soviética.
  • Las tensiones entre EEUU y la ONUDD deben resolverse a través de mecanismos de subvención más sostenibles, y no cediendo ante el anacronismo de los republicanos. La luz de la ciencia y no la oscuridad, la ignorancia y el miedo, debe ser la guía.
  • Recursos:

    1. Leer la carta (en inglés, PDF)