Martín Vázquez Acuña suma su voz a las 15 Ideas por una nueva ley de drogas

“Para establecer la escala de sanciones deben valorarse cantidad, tipo de droga, daño y rol en el circuito del tráfico”
24 Agosto 2012

VOCES-Vazquez-Acua1Juez del Tribunal Oral Criminal y ex integrante del Comité Científico Asesor del Ministerio de Justicia que elevó al Ejecutivo proyectos para modificar la legislación, Vázquez Acuña advierte que "la vigencia de la ley de estupefacientes posibilita un escenario de coacción y extorsión por parte de los miembros de la agencia policial". Una nueva voz de apoyo a las 15 Ideas por una nueva ley de drogas.


-¿Qué consecuencias tiene que la legislación sobre drogas siga sin adaptarse a lo estipulado por la Corte Suprema en el Fallo Arriola?

-La vigencia de la ley de estupefacientes posibilita un escenario de coacción y extorsión por parte de los miembros de la agencia policial. Si continúa sin reformarse la ley 23.737, la agencia policial seguirá deteniendo a nuestros jóvenes provenientes de sectores socio económicamente deprimidos y que consumen drogas en lugares públicos. Esta “selección criminal” pone en peligro a los consumidores de drogas de ser privados de su libertad en comisarías o alcaidías que generan más daño que las drogas mismas.  

-¿Qué criterios propone para establecer la proporcionalidad de las penas para los delitos de tráfico de drogas?

-La respuesta punitiva debe ser proporcional a la conducta atribuida, teniendo en cuenta la gravedad de la misma y circunstancias personales del autor. Trasladado este concepto al derecho penal de drogas, significa que para establecer una escala sancionatoria debe valorarse la cantidad y el tipo de droga en juego y el daño que produce en la integridad física de los consumidores, como también el rol del imputado en el circuito del tráfico: si es parte de una organización criminal o es el organizador, si tiene un rol preponderante en la organización o simplemente cumple una función subordinada como las “mulas”, quienes en muchos de los casos provienen de sectores socioeconómicos deprimidos o coaccionados por aquellos que sí tienen roles preponderantes en la organización.

La escala penal no puede ser la misma para un miembro de una organización criminal de comercio de drogas nacional o trasnacional que tiene el carácter de jefe o ejecuta un rol significante, que para las “mulitas”  o “la abuela” que vende drogas en el barrio.

-¿Cómo se contempla esta diferenciación entre actores del tráfico en los proyectos de ley en debate?

-En base a estos criterios, la ex Comisión estableció en su proyecto los agravantes y los atenuantes, agravando las penas para aquellos traficantes de sustancias espurias que ponen aún más en riesgo la salud de quienes las consumen, como es el caso del “paco”. Por otra parte, considerando la situación de las “mulitas” y casos especiales como el de las “abuelas que venden drogas en sus casas”, propuso reducir la pena mínima a tres años, posibilitando así en algunos supuestos el otorgamiento de una excarcelación o imponer condenas condicionales o medidas alternativas a la prisión (probation).

-¿Qué experiencias de otros países le parecen adecuadas para tomar como ejemplo en cuanto a estrategias alternativas al prohibicionismo?

-Tenemos varias experiencias desde una política de reducción de daños tendiente a mitigar las consecuencias del sistema penal y los efectos en la salud de los usuarios de drogas: 1) En Holanda se autoriza en espacios de acceso público (coffee shops) la venta y el consumo de hachis y cannabis (marihuana), aventando el peligro que implica ir a comprar al mercado negro (violencias de todo tipo). 2) En España se autorizaron de hecho los clubs de cannabis, que permiten a sus socios adquirir una cantidad para uso personal y regular la calidad de la sustancia a expender. En este sentido también se busca resguardar a los consumidores de los peligros de la venta ilegal, y su integridad física. 3) En Estados Unidos, en algunos Estados, se autoriza la producción y venta de marihuana terapéutica, protegiendo de ese modo a quienes requieran por su salud la demanda de dicha droga. 4) En Uruguay el presidente de la República ha enviado al Congreso un proyecto de ley tendiente a la producción y distribución controlada de la marihuana, siendo esta una clara estrategia alternativa al prohibicionismo.   

-¿Qué opina de las 15 Ideas para una nueva Ley de Drogas impulsadas por Intercambios?

-Entiendo que estas ideas ejes son herramientas indispensables para que los legisladores adapten una ley de drogas a los derechos humanos.

 


(*) Martín Vázquez Acuña es Juez del Tribunal Oral Criminal 1 y ex integrante del Comité Científico Asesor del Ministerio de Justicia, en su momento encargado de elevar al Ejecutivo proyectos para modificar la legislación en torno de drogas y estupefacientes.

 

Campaña de Intercambios por una nueva ley de drogas

Intercambios
Sábado, 25 de agosto, 2012