Retos del movimiento antiprohibicionista

17 Diciembre 2002
Article

En abril, representantes gubernamentales de todo el mundo se reunirán en Viena para analizar los resultados de los primeros cinco años de aplicación de la estrategia formulada en la UNGASS de 1998.

Los días 16 y 17 de abril de 2003, representantes gubernamentales de todo el mundo se reunirán en Viena, Austria, para analizar los resultados de los primeros cinco años de aplicación de la estrategia formulada en la Sesión Especial sobre Drogas de la Asamblea General de la ONU (UNGASS), celebrada en 1998 en Nueva York. Bajo el título Un mundo libre de drogas - podemos hacerlo, esta estrategia se proponía eliminar o reducir significativamente la oferta y la demanda de drogas prohibidas antes del año 2008.

Los datos del último informe de la ONU sobre las tendencias mundiales de las drogas ilícitas, publicado en el año 2002, demuestran que estos objetivos no se han cumplido. Al contrario: tanto la producción de cannabis, cocaína y drogas sintéticas, como el número de consumidores de drogas prohibidas, siguen aumentando. La producción de heroína disminuyó en el 2002 debido a la prohibición del opio declarada por el régimen talibán de Afganistán. Sin embargo, desde febrero de 2002 el cultivo de adormidera ha vuelto a florecer, y otro informe de la ONU, publicado en octubre, demuestra que casi se han recuperado los niveles de 1999.

En 1998, con motivo de la UNGASS, se creó una red internacional de organizaciones, expertos y activistas con el objetivo común de confrontar a los políticos con la ineficacia de la prohibición de drogas, y de mostrarles la existencia de mejores alternativas. Esta red se llama Coalición Internacional de ONG para una Política de Drogas Justa y Eficaz (ICN, siglas en inglés). Entre sus más de cien miembros se encuentran Cáñamo, ARSEC, AMEC, Kalamudia, Grupo Igia, el Transnational Institute y ENCOD.

Un grupo de miembros europeos de la ICN se ha reunido en dos ocasiones este año para diseñar, coordinar e impulsar una campaña internacional de información y presión política de cara a la reunión de la ONU en Viena.

Durante la última reunión, en octubre pasado, se analizaron las políticas de drogas en los países de la Unión Europea. Del análisis se esboza un panorama poco alentador: deterioro de la situación en varios países (Francia, Países Bajos, Italia, España, Portugal, Dinamarca) debido a nuevas coaliciones de derechas en el poder, y estancamiento en otros (Reino Unido, Bélgica, Irlanda, Alemania).

Sin embargo, también ha habido avances en materia de política de drogas en Europa: reclasificación del cannabis y extensión del experimento de Lambeth a otras áreas en Reino Unido; festivales de cannabis y talleres sobre políticas de drogas en el Foro Social Europeo en Italia; éxito del programa de distribución controlada de heroína, extensión de programas estatales de análisis de pastillas y tratamiento terapéutico con cannabis en Países Bajos; primeros análisis de pastillas, despenalización del consumo de cannabis y cannabis medicinal legal desde 2001 en Bélgica; y análisis de pastillas, sala de venopunción, ensayo con distribución controlada de heroína y peticiones parlamentarias (en los parlamentos autonómicos) al gobierno para la autorización del cannabis medicinal en España.

En la actualidad, las políticas europeas de drogas, aunque con diferentes niveles de desarrollo, rozan peligrosamente lo permitido por las Convenciones de Naciones Unidas. El objetivo de la campaña de la coalición es promover una verdadera evaluación de las políticas prohibicionistas impuestas por la ONU en el marco de la UNGASS y las Convenciones.

En los próximos meses, los miembros europeos de la ICN tratarán de convencer a los políticos de sus países sobre la necesidad de utilizar la oportunidad de la reunión de abril de 2003 para alentar la reforma de la base legal de la prohibición de drogas: las Convenciones de la ONU sobre Estupefacientes de 1961, 1971 y 1988.

Además de las diferentes actividades nacionales de presión política y sensibilización de la opinión pública, en el marco de la campaña se organizarán dos eventos: uno en el Parlamento Europeo en Bruselas, a comienzos del año 2003, y otro en Viena, paralelo a la reunión oficial en Naciones Unidas.

Durante estos eventos, se hará hincapié en la necesidad de una reforma de las políticas de drogas, sobre la base de que la prohibición causa más daños que el propio consumo, y de que es necesario revisar las Convenciones de la ONU a fin de permitir a los países implementar políticas que gestionen de manera realista el fenómeno de las drogas en lugar de intentar simplemente eliminarlas.

La coordinación general de la campaña se lleva a cabo desde el secretariado de la Coalición, en Amberes (encod@glo.be). Todas las contribuciones, tanto financieras como de otro tipo, son bienvenidas. Aquellas organizaciones españolas que deseen participar en la campaña pueden ponerse en contacto con el secretariado y, si lo necesitan, solicitar pequeñas sumas de dinero para organizar actividades.