El Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) es un acuerdo de libre comercio propuesto entre Canadá y la Unión Europea. Las negociaciones para el CETA terminaron el 1 de agosto de 2014, pero se espera que su conclusión y ratificación duren por lo menos dos años, debido al gran número de partes implicadas. Muchas secciones del acuerdo han sido duramente criticadas, en particular sus procesos de solución de controversias inversor-Estado (SCIE) y sus posibles consecuencias negativas para el medio ambiente.