La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) se creó para ayudar a las Naciones Unidas a abordar una respuesta a las cuestiones interrelacionadas del tráfico ilícito y el uso de drogas, la prevención del delito y la justicia penal, el terrorismo internacional y la corrupción política. También funciona como Secretaría de la Comisión de Estupefacientes (CND) y de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).