Los mecanismos de solución de controversias entre inversores y Estados (ISDS por su sigla en inglés) otorgan a las corporaciones el derecho de demandar a los Estados si estos adoptan alguna medida —incluso leyes de interés público— que pueda amenazar sus ganancias. Los mecanismos ISDS están integrados en la mayor parte de los nuevos tratados de libre comercio (TLC). Sin embargo, varios Gobiernos están comenzando a replantear sus compromisos con respecto a estos mecanismos, ya que reconocen el peligro que representan para su soberanía. El TNI ha producido una gran variedad de publicaciones que exponen cómo los mecanismos de solución de controversias inversor-Estado conceden amplios derechos a las grandes empresas, afectan a la soberanía de los Gobiernos y agotan unos limitados fondos públicos. También revelado los grandes intereses que tiene la gran industria jurídica en estos mecanismos.