Chile está impulsando reformas a sus leyes de drogas, especialmente con el nuevo Gobierno de Michelle Bachelet. Estas propuestas reconocen la creciente tendencia internacional a favor de nuevos enfoques en políticas de drogas basados en la salud. Las propuestas muestran también una disposición a revaluar la posición del cannabis en la lista uno de drogas y, entre otras medidas, reglamentarían las cantidades permitidas para el consumo personal.