Remunicipalización

En la mayoría de países, la expansión de los sistemas modernos de agua y saneamiento se produjo como resultado de la titularidad y las inversiones públicas en respuesta a la creciente demanda y a las preocupaciones de salud pública en las zonas urbanas. Sin embargo, en la década de 1990, muchos países privatizaron sus servicios de agua y saneamiento, especialmente en el Sur, a raíz de la fuerte presión de gobiernos neoliberales e instituciones financieras internacionales para que ‘abrieran’ los servicios nacionales a las corporaciones internacionales. Debido a los fracasos de la privatización del agua, muchas ciudades, regiones e incluso países han iniciado procesos de remunicipalización o renacionalización del suministro de agua, no con el objetivo de volver a las realidades previas a la privatización, sino para desarrollar unos sistemas públicos de agua que satisfagan las necesidades de los ciudadanos y las ciudadanas.