Sobre Justicia Agraria y Ambiental

Comunidades de todo el mundo se encuentran en la primera línea de unas luchas cruciales en defensa de sus propios derechos humanos y de unos medios de vida decentes y dignos. A pesar de que estas luchas por el control democrático de los recursos encabezadas por las comunidades son de vital importancia para las personas directamente afectadas, son también luchas de trascendencia global. Estos conflictos representan una disputa por una visión alternativa y urgentemente necesaria de las relaciones humanas con los territorios, la tierra, el agua, la pesca y los bosques.

Los conflictos hoy día se desarrollan en forma de luchas por el control de los territorios indígenas; por los derechos de los pequeños agricultores y campesinos y campesinas a la tierra, el agua y los recursos; por los derechos de las comunidades a la soberanía alimentaria; por los derechos de los trabajadores y las trabajadoras a un trabajo decente y digno; por los derechos de las comunidades de primera línea a la justicia ambiental; y muchas otras. Estos son puntos críticos de intersección entre una visión de la privatización, la mercantilización y la extracción de recursos, que son insostenibles, y una gran diversidad de visiones alternativas sobre la propiedad y el control democráticos de la tierra, el agua y el territorio.

El mundo actual está marcado por una confluencia de crisis cada vez más graves: la crisis del clima y la biodiversidad, y el uso y la extracción de recursos siempre crecientes, están ejerciendo una presión cada vez mayor sobre los territorios, la tierra, las aguas, los bosques, los recursos y las personas. Al mismo tiempo, la desigualdad no cesa de aumentar a escala mundial y el control democrático sobre los recursos es cada vez más débil.

Estas tendencias, en conjunto, están dando lugar a un número creciente de personas marginadas a quienes se les está despojando de sus territorios, tierras, aguas, pesquerías, bosques y otros recursos de los que dependen para su supervivencia. Para muchas de estas comunidades, estos elementos ambientales también desempeñan un papel fundamental como componentes clave de territorios tradicionales, vinculados con sus formas de vida en el mundo y relacionados con la naturaleza no humana. En este sentido, la apropiación está ligada a historias de colonialismo y despojo por parte de quienes ostentan el poder.

En un contexto en que el carbono, los ecosistemas biodiversos, el agua limpia y el aire respirable se consideran cada vez más como bienes comercializables, han surgido un número creciente de iniciativas basadas en el mercado que prometen ‘resolver’ la crisis ambiental mundial. Estas iniciativas amenazan con perpetuar aún más el despojo, ahora en nombre del ‘desarrollo sostenible’ o del ‘capitalismo verde’, a través de mecanismos como REDD++, el carbono azul y el comercio de carbono, entre otros.

El programa Justicia Agraria y Ambiental del TNI trabaja sobre la crisis ambiental mundial y respalda las luchas comunitarias por el control democrático de los recursos de dos maneras clave: 1) apoyando a comunidades y movimientos para que desarrollen análisis compartidos, potentes y útiles, de sus situaciones que fortalezcan sus iniciativas positivas y proporcionen herramientas para la resistencia, y 2) ayudando a crear y mantener espacios y plataformas para que se forjen nuevas alianzas y redes. Trabajamos con activistas-investigadores/as, comunidades de primera línea, organizaciones sociales civiles aliadas y movimientos sociales para elaborar y compartir estudios, información y análisis de sus situaciones, de las falsas soluciones propuestas por los intereses empresariales y de las soluciones reales concebidas y lideradas por las comunidades. También participamos en una serie de redes y alianzas donde brindamos apoyo logístico y técnico a comunidades y movimientos sociales, contribuyendo a que sus voces se escuchen en los espacios de gobernanza internacional y apoyando la creación de espacios y herramientas para fortalecer aún más los movimientos de resistencia global.

Attachments: