La Organización Mundial de la Salud (OMS) es el organismo de las Naciones Unidas especializado en salud pública internacional; su principal objetivo es facilitar la consecución del más alto nivel posible de salud entre todos los pueblos. Los tratados de control de drogas de la ONU de 1961 y 1971 otorgan a la OMS el mandato de realizar los exámenes científicos y médicos de las sustancias que se proponen para (re)clasificar en las listas de fiscalización. En este caso, la función principal del Comité de Expertos en Farmacodependencia (ECDD) de la OMS consiste en evaluar las propiedades médicas de una sustancia determinada en relación con su susceptibilidad de uso indebido, pero sin olvidar sus fines médicos. Recientemente, por ejemplo, la OMS recomendó reclasificar el dronabinol, y pasarlo de la Lista II a la Lista III del Convenio de 1971, y se manifestó en contra de clasificar la ketamina.