Bases militares extranjeras y la campaña mundial para cerrarlas

Preguntas y respuestas básicas
24 ဇူလိုင်လ 2009
Primer

En el mundo hay más de mil bases militares extranjeras que se han convertido en la infraestructura necesaria para mantener una serie de guerras imperiales. Sus graves repercusiones sociales y medioambientales generan una creciente resistencia.

စာေရးသူ
ဘာသာျပန္သူ

Índice

1. ¿Cuántas bases militares extranjeras hay en el mundo?
2. Bases más pequeñas y más presencia militar extranjera
3. ¿Cuál es el problema de las bases militares?
4. Corea: un caso de impunidad militar
5. ¿Cuál es la función de las bases militares extranjeras?
6. Caso típico: los Países Bajos se someten al mando militar estadounidense
7. ¿Qué papel desempeñan las bases militares en la estrategia militar global?
8. ¿Cómo luchan las comunidades locales contra las bases militares extranjeras?
9. El crecimiento de una red internacional contra las bases militares extranjeras
10. Un caso con éxito: una campaña consigue el cierre de la base de Manta en Ecuador
11. ¿Qué papel desempeña el Transnational Institute en la campaña contra las bases militares extranjeras?
12. ¿Cómo me puede ayudar la red?
13. ¿Cómo puedo ayudar a la red?

1. ¿Cuántas bases militares extranjeras hay en el mundo?
Hay bases militares extranjeras en más de 100 países y territorios. Los Estados Unidos mantienen actualmente una red mundial de aproximadamente 1.000 bases e instalaciones militares. Además, otros países de la OTAN, como Francia y el Reino Unido, tienen otros 200 centros militares que forman parte de la red global de control militar.

Los principales países ‘anfitriones’ son aquellos que, en su momento, perdieron alguna guerra importante en que participaron los Estados Unidos. Alemania, Italia, Japón y Corea son los cuatro mayores ‘anfitriones’. Francia y el Reino Unido tienen bases, fundamentalmente, en lo que queda de sus imperios coloniales. El Reino Unido es especialmente fuerte en el sur del Atlántico y en torno al Mediterráneo, mientras que Francia es fuerte en el Pacífico sur y en África. Rusia cuenta actualmente con seis instalaciones militares en ex repúblicas soviéticas e India dispone de una en Tayikistán.


2. Bases más pequeñas y más presencia militar extranjera
En las últimas décadas, se ha ido produciendo un ligero descenso del número total de bases militares extranjeras, en gran medida como consecuencia del fin de la Guerra Fría. Sin embargo, al mismo tiempo, se ha vivido un rápido aumento del número de países que albergan una presencia militar extranjera. En otras palabras, la nueva estrategia parece pasar por destacamentos menores en cada vez más países.

Además de esta tendencia hacia bases más pequeñas en más países, también se están abandonando los despliegues de tropas a gran escala a favor de centros más pequeños y más dispersos, donde se pueden combinar la recopilación de datos de inteligencia, la formación y la ayuda al desarrollo dirigida por el ejército.

La reciente proliferación de bases es un claro indicio de lo que se consideran los nuevos campos de batalla internacionales: Asia Central, Oriente Medio y África.

3. ¿Cuál es el problema de las bases militares??
Las bases militares extranjeras plantean dos grandes problemas:

1. Todas estas instalaciones forman parte integral de los elementos esenciales para una campaña bélica y, como tales, socavan la paz y la seguridad internacionales. La invasión de Iraq no se podría haber llevado adelante sin las bases en Turquía, Alemania, Diego García, Arabia Saudí y los Estados del Golfo. Las bases sirven para multiplicar el armamento, aumentar la violencia y minar la estabilidad internacional.

2. Las bases provocan problemas sociales y medioambientales en las zonas donde están ubicadas. Las comunidades que viven cerca de las bases suelen sufrir un alto índice de violaciones cometidas por soldados extranjeros, crímenes violentos, pérdida de tierras o medios de vida y contaminación y riesgos para la salud a causa de los experimentos con armas convencionales y no convencionales. En muchos países, los acuerdos que autorizan el establecimiento de una base estipulan que los soldados extranjeros que perpetran un crimen están exentos de toda responsabilidad legal, ya que gozan de inmunidad.

4. Corea: un caso de impunidad militar

Desde la Guerra de Corea, los Estados Unidos mantienen una enorme presencia militar en el país a través de más de 100 bases e instalaciones. El “Acuerdo sobre el Estatuto de las Fuerzas” entre los dos países explicita que los soldados estadounidenses no pueden ser procesados por sus delitos según la ley coreana. Esta cláusula se ha traducido en casos flagrantes de impunidad. En 2002, por ejemplo, dos chicas que iban a una fiesta de cumpleaños fueron atropelladas por un tanque estadounidense. Los Estados Unidos se negaron a que el conductor y el copiloto del tanque fueran juzgados en Corea. En lugar de eso, fueron repatriados a los Estados Unidos, donde un tribunal militar emitió un veredicto de ‘no culpabilidad’. Sólo en 2006, se registraron en Corea 2.600 accidentes automovilísticos en que estaban implicados soldados estadounidenses. Las víctimas coreanas no tienen forma de reclamar indemnizaciones, ya que las aseguradoras del país se niegan a cubrir los daños, arguyendo que la factura debería correr a cargo de la parte culpable. Pero la parte culpable goza de inmunidad jurídica.

5. ¿Cuál es la función de las bases militares extranjeras?
 

  1. Las bases militares extranjeras albergan a unos 160.000 ciudadanos estadounidenses: soldados, civiles y otro tipo de personal. Esta cifra no incluye al personal en servicio activo en las guerras y ocupaciones en curso, como en Iraq y Afganistán, ni a los miles de soldados y empleados destinados en territorios de ultramar como Hawai’i, Guam, Puerto Rico y el atolón de Kwajalein.
  2. Las bases son plataformas de lanzamiento de maniobras militares. Los cazas que bombardean en Pakistán parten de Diego García; la base de Manta en Ecuador se utiliza para coordinar acciones militares encubiertas en Colombia; las instalaciones militares en Iraq y Turquía se utilizan como centros de coordinación para misiones de inteligencia en Irán y Siria.
  3. Las bases suelen ser centros de almacenamiento de todo tipo de armas, incluidas las nucleares.
  4. Algunas bases sirven como terreno de pruebas para nuevas armas, como, por ejemplo, para experimentar con armamento nuclear; otras se usan como terreno de entrenamiento para soldados estadounidenses o para operaciones conjuntas de formación.
  5. Algunas instalaciones se utilizan para desarrollar operaciones de inteligencia, como sería el caso de la red mundial de bases “Echelon”, que supervisan todo el tráfico de comunicaciones por correo electrónico, teléfono y dispositivos de intercambio de datos.
  6. En los últimos años, hemos visto que las bases militares extranjeras también se usan para el transporte extrajudicial, la detención y la tortura de personas. La bahía de Guantánamo es el ejemplo más conocido, pero hay también otros centros que se usan con los mismos fines en Diego Garcia, Oriente Medio y Europa.


6. Caso típico: los Países Bajos se someten al mando militar estadounidense
Los Países Bajos representan un caso típico de aliado de los Estados Unidos. El país alberga siete centros militares estadounidenses, entre los que se contaría la base de Volkel, que almacena ojivas nucleares, dos centros secretos para las fuerzas aéreas estadounidenses, dos bases del ejército en Schingen y Brunssum, y dos bases en las Antillas cedidas a los Estados Unidos en régimen de arrendamiento. El objetivo declarado de estas dos últimas bases es controlar e interceptar los alijos de estupefacientes en el mar Caribe, pero se sabe que esas mismas bases se utilizan para vuelos de reconocimiento sobre Colombia. Por lo tanto, los Países Bajos están indirectamente implicados en la guerra civil colombiana. Por otro lado, el principal aeropuerto, del país, Schiphol, y el principal puerto, Rotterdam, albergan un ‘centro militar administrativo estadounidense’, que permite a los Estados Unidos introducir cargamentos de armas y otros materiales a los Países Bajos sin necesidad de declararlos ante la aduana. Además, los pilotos que vuelan con KLM, las aerolíneas neerlandesas, deben firmar un contrato que incluye una cláusula que estipula que, en caso de guerra, deben acatar las órdenes que procedan de las fuerzas aéreas estadounidenses y no, como cabría esperar, del Gobierno neerlandés.

7. ¿Qué papel desempeñan las bases militares en la estrategia militar global?

Las bases militares constituyen el eje central del aparato militar de los Estados Unidos, la OTAN y la Unión Europea. Sirven para derrocar directamente a Gobiernos en el campo de batalla o para proporcionar el evidente instrumento de presión que se aplica en las mesas de negociación. Muchas de las 300 intervenciones e invasiones militares que han desplegado los Estados Unidos en el exterior durante el último siglo fueron sólo posibles porque los Estados Unidos disponían de centros militares bien situados desde los que lanzar y mantener estas operaciones militares.

Como es lógico, la red mundial de bases militares es vista como una amenaza a la seguridad nacional de cualquier país que no esté alineado con los Estados Unidos o con la OTAN. Así pues, Rusia, China y muchos otros países se han sentido en parte obligados a responder a esta amenaza que alimenta la carrera armamentística.

Irán, por ejemplo, se enfrenta a un bloque de países abiertamente hostil a su régimen. Desde su punto de vista, son muy conscientes de que dos de sus vecinos (Iraq y Afganistán) están ahora ocupados por el mismo grupo de países y que otros ocho países vecinos albergan bases militares de los Estados Unidos o de la OTAN. Si analizamos el conjunto de la región, Irán se enfrenta también a tres potencias nucleares que cuentan con apoyo estadounidense –Israel, Pakistán e India– y al despliegue estadounidense de cabezas nucleares en Turquía. Independientemente de lo que cada uno opine sobre el régimen iraní, debemos reconocer que al Gobierno de Irán le quedan pocas más salidas que intentar contrarrestar la amenaza real a su integridad y soberanía nacionales. Sabiendo que no puede superar en armamento al bloque militar al que se enfrenta, Irán recurre, como es de esperar, a la única estrategia militar viable que puede adoptar: generar una fuerza de disuasión creíble, ya sea nuclear o de cualquier otro tipo.

8. ¿Cómo luchan las comunidades locales contra las bases militares extranjeras?
Los movimientos de resistencia a las bases militares extranjeras están tan extendidos como el problema en sí. Hay 450 campañas comunitarias contra bases militares extranjeras que forman parte de la red mundial NO-Bases.

Entre los ejemplos más conocidos, cabría destacar:
 

  • Okinawa, Japón, donde el ejército estadounidense ha utilizado el 30 por ciento de la isla desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Durante muchos años, los ciudadanos de la zona han protestado por los altos índices de violaciones, crímenes violentos y contaminación y por la impunidad de los soldados extranjeros. Cuando los Estados Unidos anunciaron su intención de construir otra base en 2004, creando una nueva isla en un lugar donde los pescadores locales solían faenar, los habitantes de Okinawa pusieron en marcha un bloqueo diario de las obras de construcción que se prolongó durante tres años. En 2008, un tribunal estadounidense dictaminó que se pusiera fin a las obras por motivos ecológicos.
  • En Vieques, Puerto Rico, los habitantes fueron expulsados de sus hogares y pueblos para dar cabida a un campo de experimentación para bombas de los Estados Unidos. Durante décadas, los habitantes de Vieques protestaron contra la ocupación estadounidense de dos tercios de la isla y la campaña dio sus frutos. En 2004, la marina estadounidense se retiró de la zona, aunque lo hizo sin limpiar los terrenos que había contaminado, por lo que, hasta la fecha, es imposible vivir en la mayor parte de la isla.
  • En Diego García, que forma parte de lo que el Reino Unido denomina el Territorio Británico del Océano Índico (BIOT), todos los isleños fueron acorralados, subidos a barcos y literalmente abandonados en las costas de Mauricio cuando el Reino Unido firmó un acuerdo con los Estados Unidos para establecer allí una base aérea. En las últimas tres décadas, los habitantes de la isla han ganado todos los juicios imaginables en el Reino Unido por su derecho al retorno, pero todos los fallos de los tribunales han sido bloqueados por órdenes ejecutivas del Gobierno británico que violan claramente la separación de poderes que solemos dar por sentada en un Estado democrático moderno.


9. El crecimiento de una red internacional contra las bases militares extranjeras
Desde 2003, varias campañas comunitarias que luchan contra las bases militares han empezado a unir fuerzas para abordar la expansión global de bases militares mediante una campaña internacional. Los diversos grupos formaron la Red Mundial por la Abolición de las Bases Extranjeras (o Red NO-Bases) en 2007, durante una conferencia internacional sobre las bases militares extranjeras que tuvo lugar en Quito y Manta, Ecuador.

La red tiene dos objetivos principales:

1. Apoyar a los grupos locales y regionales que forman parte de la red compartiendo información, desarrollando estrategias comunes y ayudando a nuevas campañas a ponerse en marcha.
2. Generar un espacio en foros internacionales y en la ONU para el debate crítico sobre la legalidad y la necesidad de las bases extranjeras como medio de dominación militar y sobre la necesidad de establecer códigos de conducta o ‘fijar unas normas mínimas’ para el uso de las bases existentes. Para ello, la red interactúa con otras redes de la sociedad civil y con foros intergubernamentales, como el proceso de revisión del Tratado de No Proliferación (TNP) de 2010. La red también desempeña labores de incidencia política entre ‘Gobiernos anfitriones’, así como en Bruselas y Washington.

La página web de la red es el espacio donde se aglutina toda esta información. Las campañas comparten noticias sobre todas estas bases, además de anuncios, informes, vídeos y fotografías de sus acciones.

10. Un caso con éxito: una campaña consigue el cierre de la base de Manta en Ecuador
En marzo de 2007, la Red NO-Bases celebró su primera conferencia internacional sobre bases extranjeras en Quito y Manta, Ecuador. En ella, se dieron cita 400 participantes de 40 países para compartir análisis y conformar el futuro de la red. El proceso que culminó con la conferencia desencadenó un encendido debate sobre la cuestión en Ecuador y fortaleció las campañas locales y nacionales contra las bases. Entre las primeras reuniones preparatorias y la celebración de la conferencia, el panorama político ecuatoriano cambió por completo y la población eligió al único partido político que deseaba cerrar la base estadounidense de Manta. La dinámica y sólida campaña local y el apoyo internacional desempeñaron un papel muy destacado en la decisión del Gobierno ecuatoriano, bajo la nueva presidencia de Rafael Correa, de clausurar la base militar de Manta.

11. ¿Qué papel desempeña el Transnational Institute en la campaña contra las bases militares extranjeras?

Desde 2003, el Transnational Institute desempeña un destacado papel en la creación de la Red Mundial por la Abolición de las Bases Extranjeras (o Red NO-Bases). Desde 2008, el Transnational Institute es también sede de la secretaría internacional de la red.

12. ¿Cómo me puede ayudar la red?
En la página web de la red se puede encontrar información sobre las distintas bases así como los datos de contacto de muchas de las campañas que participan en ella. La página web tiene un apartado dedicado a documentos, documentales de vídeo, enlaces a documentación oficial y mapas. Si participas en la campaña contra una base o contra las bases en general, puedes registrarte y publicar anuncios, llamamientos y noticias de tu campaña. Además, la red cuenta con una lista eléctronica general de noticias y con varias listas regionales.

13. ¿Cómo puedo ayudar a la red?
Hazte miembro de la red y ayuda a difundir su mensaje. Uno de los principales retos de la red pasa por sensibilizar al público. La mayoría de la gente –tanto en los ‘países anfitriones’ como en los ‘países exportadores de bases’– desconoce la existencia, la magnitud y las consecuencias de la red mundial de bases militares. Y la mayoría de la gente, cuando conoce la cuestión, se muestra consternada y desea hacer algo al respecto. Concienciar a la gente sobre el impacto de las bases militares genera debate público y ayuda a cuestionar la lógica militarista de la presencia global de un puñado de países.

Acabar con la ocupación de Iraq no es suficiente; debemos conseguir la retirada de todas las tropas.