Mercosur: entre doctrinas, mercado y seguridad

26 January 2007

La mirada geopolítica al mundo tiende a menudo a pasar por al alto el Mercosur, pero se trata de una zona atravesada por conflictos, proyectos, contradicciones y combates por la hegemonía que consigue encapsular varias de las dinámicas que caracterizan la construcción de poderes, alianzas y enemigos en el mundo actual marcado por la supremacía estadounidense.

La mirada geopolítica al mundo tiende a menudo a pasar por al alto el Mercosur, el área económica integrada por Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Venezuela. Sin embargo, esta es una zona atravesada por conflictos, proyectos, contradicciones y combates por la hegemonía que consigue encapsular varias de las dinámicas que caracterizan la construcción de poderes, alianzas y enemigos en el mundo actual marcado por la supremacía estadounidense. Como argumenta Adriana Rossi, el MERCOSUR es, a ojos de Washington, un espacio de desarrollo de amenazas, pero también una región a adherir al gran mapa del libre mercado y los tratados de libre comercio. En relación con las amenazas, este "sur del sur" vive sumido en un entramado de narcotráfico, delincuencia y guerrilla; amenazas de baja y media intensidad transnacionales y no tradicionales que, con el "choque de civilizaciones" como telón de fondo, han ido reinterpretándose para entrar a formar parte del discurso oficial post-11 de septiembre, centrado en el concepto de la seguridad como prioridad política. El proyecto de libre mercado, por su parte, está encarnado por el NAFTA (Tratado de Libre Comercio de América del Norte), que reúne a Estados Unidos, Canadá y México, y el CAFTA (Tratado de Libre Comercio de Centroamérica), firmado por Estados Unidos y los países centroamericanos. En realidad, sin embargo, estas dos líneas de intervención en el vecino meridional van de la mano, y libre mercado y seguridad forman en esta zona un tándem inseparable, de forma que los proyectos de creación de áreas de libre comercio van acompañados, indefectiblemente, de un proyecto de seguridad que quedó plasmado en el Esquema de Seguridad Cooperativa Hemisférica (ESCH) instituido en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Este pedazo del mundo terminaría apareciendo de este modo en el mapa geoestratégico de Estados Unidos. Como lo plantea Adriana Rossi, el nuevo paradigma de seguridad abrazado por los Estados latinoamericanos no sólo respondería a una imposición estadounidense sino también a razones de interés nacional. A través de la lucha contra las 'amenazas' que acechan la región, los estados estarían respondiendo a una serie de problemas de orden social, económico, político y medioambiental. A pasar de ello, es innegable la significación que tiene el Mercosur en las pretensiones de extensión de la hegemonía estadounidense en las Américas, sobre todo por el hecho de que el grupo concentra más del 70 por ciento del PIB de América del Sur. No obstante, este vecino meridional no es para nada un vecino dócil, y mucho menos un vecino cohesionado. Los países que lo integran se debaten entre el sí y el no, entre la mirada interna y la perspectiva estratégica, entre la "ley y el orden" y unos movimientos sociales que agitan plazas y derrocan gobiernos, entre la sumisión y el desafío. Y así, entre tensiones hegemónicas y diferencias internas, han vuelto a quedar en agua de borrajas las negociaciones para el establecimiento del ALCA, evidenciando que en la última década no sólo se han transformado los proyectos de la superpotencia, sino también toda la trama de alianzas, poderes y tensiones internas del MERCOSUR.

En este contexto, las victorias electorales de Chávez y Morales no han hecho más que agudizar la atenta mirada de EE.UU. sobre la zona, y acelerar los intentos de socavar una posible unidad continental liderada por el MERCOSUR. Así, entre proyectos contradictorios, voluntades hegemónicas, armas y necesidades encontradas, en un contexto en el que nadie rompe las reglas del juego pero todo el mundo guarda ases en la manga, se debate el rumbo de esta nueva odisea latinoamericana.

Pages: 36