Es hora de desmantelar el ETS

19 February 2013
Press release

El TNI se suma a un creciente grupo de organizaciones de la sociedad civil que insta a la Unión Europea (UE) a abolir su Régimen de Comercio de Derechos de Emisiones y abrir el espacio a políticas climáticas verdaderamente efectivas.

Para difusión inmediata
Bruselas, 18 de febrero de 2013

Un grupo creciente de organizaciones de la sociedad civili está haciendo un llamado a la Unión Europea (UE) para abolir su Régimen de Comercio de Derechos de Emisiones (ETS por sus siglas en inglés) para abrir el espacio a políticas climáticas verdaderamente efectivas. Hoy, estas organizaciones presentaron una declaración común que resalta los múltiples fallos estructurales que enfrenta el ETS, que no pueden ser resueltos con las reformas propuesta por los legisladores de la UE.

Mañana (19 de febrero) el Comité Ambiental del Parlamento Europeo votará la propuesta de backloadingii. “A pesar de haber sido presentado como una forma de corregir las fallas del ETS, no es más que una gota en el océano. La política bandera de la UE para enfrentar el cambio climático ha desviado por completo la atención de la necesidad de terminar la dependencia sistémica de los combustibles fósiles y el consumo creciente, dando como resultado un incremento de las emisiones. Después de siete años perdidos, es el momento de abrir espacio a políticas climáticas efectivas y justas”, dice Joanna Cabello, del Carbon Trade Watch.

Más de 90 organizaciones, redes y movimientos de todo el mundo presentaron hoy la declaración conjunta “Es hora de desmantelar el ETS”, que describe las fallas estructurales del ETS y los riesgos de intentar ajustarlas.

Una de las fallas es el uso de proyectos de “compensaciones” (offsets) que permiten a las compañías o gobiernos del Norte comprar créditos de proyectos en el Sur, en lugar de reducir las emisiones desde su origen. “Los proyectos de compensaciones bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), el mayor esquema de compensaciones, realmente han incrementado las emisiones, al tiempo que causan acaparamiento de tierras, violaciones de derechos humanos, desplazamiento de comunidades, conflictos e incrementan la destrucción ambiental local” dijo Isaac Rojas, de Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe (ATALC).  “Otros mecanismos de mercado nuevos y relacionados con productos financieros (tales como créditos de carbono forestal y de biodiversidad) siguen la misma lógica que permite, y compensa, deforestación, destrucción de bosques, pérdida de biodiversidad y contaminación de agua”, añadió. A pesar de la creciente evidencia de esta problemática, el uso de compensaciones en el ETS creció en 85% en 2011.

Aún más, el ETS le cuesta a la población de la UE una gran cantidad de dinero, sin servir al interés público. Belén Balanyá del Corporate Europe Observatory dice: “En un momento en el que los ciudadanos de la UE están cargando el costo de la crisis económica, son también forzados a soportar el costo de la legislación, la regulación y gran parte de la cuantificación de emisiones que el mercado de carbono requiere, así como los costos de las medidas contra fraude, robo, corrupción y evasión de impuestos. Mientras tanto, grandes contaminantes como Arcellor Mittal y Lafarge ganan millones en beneficios caídos del cielo con otros permisos distribuidos”.

El ETS de la UE creó el mercado de carbono más grande del mundo y ahora sirve como modelo para otros países. China está fundando un sistema con el apoyo de la UE y planea vincularlo al ETS. Otros países y regiones, como Brasil, Corea, Australia, California en los EE.UU. y Quebec en Canadá, tienen planes similares. Las fallas del ETS serán exportadas también a otras áreas, pues éste será usado como modelo para comercializar otros “servicios ecosistémicos”, tales como bosques, biodiversidad, agua, suelos y paisajes. Mientras tanto, grupos de la sociedad civil de todo el mundo demandan desmantelar el ETS y con ello detener el uso de mecanismos de mercado como modelo para la protección ambiental.

Las organizaciones que apoyan esta declaración concluyen: “Es el momento de detener la fijación de precios como eje para el cambio. Necesitamos desmantelar el ETS e implementar políticas climáticas justas y efectivas hacia la transición necesaria fuera de la dependencia de combustibles fósiles”.