La política global de drogas podría experimentar cambios importantes tras la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGASS) que tuvo lugar del 19 al 21 de abril de 2016, pero las divisiones políticas y las dinámicas institucionales han frustrado la esperanza de que el evento pase a la historia como el principio del fin de la guerra contra las drogas.