Prefacio: Estado del poder 2016

05 Junio 2016
Informe

El objetivo último de la serie de informes ‘Estado del poder’ es entender y movilizar mejor nuestro propio poder para poder construir el mundo justo y sostenible que deseamos.

In collaboration with

“Estudia a los ricos y poderosos, no a los pobres y desempoderados… Dejemos que los pobres se estudien solos. Ellos ya saben lo que falla en sus vidas, y si de verdad quieres ayudarles lo mejor que puedes hacer es proporcionarles más información sobre cómo operan sus opresores y cómo pueden esperar que funcionen en el futuro.”

Susan George, renombrada investigadora-activista, escritora prolífica y presidenta del Transnational Institute, escribió estas líneas hace más de 40 años, en su ya clásico estudio Cómo muere la otra mitad del mundo, en el que denunciaba que el hambre en el planeta no era causa accidental del clima, sino que estaba provocada por normas y reglas dictadas por las élites. En aquella época, su mirada sobre las clases más poderosas daba un giro radical al típico enfoque en el ámbito del desarrollo, centrado en “ayudar a los pobres”. Hoy en día, la relevancia de esta cita y el acento que han puesto movimientos como Occupy en los Estados Unidos o los Indignados en el Estado español en “el 1%” o en “la casta” han ayudado a cambiar el debate global.

Sin embargo, el hecho de que exista una creciente concienciación de que las reglas de la economía global se están formulando para favorecer los intereses de un puñado de personas no significa que entendamos totalmente cómo las élites ejercen, mantienen y sostienen su poder. Y esa mayor concienciación tampoco supone necesariamente que estemos en mejor disposición de desafiar el poder que ostentan. La capacidad de la banca no solo para recuperar su poder e influencia sino incluso para ampliarlos después de la profunda crisis de legitimidad que padeció tras la última crisis financiera nos da una buena idea de a qué nos enfrentamos.

En la misma línea, que la coalición Syriza en Grecia se viera finalmente sometida al desastroso proyecto de austeridad de la UE —y aún más, la total falta de opciones reales al alcance del Gobierno griego frente a una inminente crisis de crédito— puso de manifiesto cómo la voluntad del pueblo y el idealismo no son elementos suficientes para plantar cara a las estructuras de poder globalizadas. Como muchas veces comenta la propia Susan George, en 1920 a los bolcheviques les bastó con asaltar el Palacio de Invierno para hacerse con el poder y reconstruir por completo la economía y la sociedad. ¿Pero dónde está hoy el Palacio de Invierno?

La realidad es que la concentración del poder hoy en día forma parte de una compleja trama tejida por la economía global, en que el poder está a la vez concentrado y desarticulado, en ocasiones visible en escenarios de riqueza estridente, pero casi siempre oculto en un mundo de paraísos fiscales y secretos comerciales, tipificado en la jerga tecnocrática de acuerdos comerciales y otros tratados internacionales, y promovido por los etéreos y todopoderosos ‘mercados financieros’.

Es por este motivo por el que el Transnational Institute, inspirado por Susan George, decidió lanzar su primer ‘Estado del poder’ en 2012, con el objetivo de crear una especie de ‘enciclopedia del poder’ para activistas. El objetivo era profundizar nuestros conocimientos, arrojar luz sobre los actores y beneficiarios conocidos y desconocidos, y analizar las reglas, normas, estructuras y marcos internacionales que posibilitan la consolidación del poder.

El primer informe lo presentamos coincidiendo con la reunión del Foro Económico Mundial en Davos, un encuentro anual en el que se dan cita las élites políticas y económicas de todo el mundo, ya que este ilustraba muy bien la confluencia de poder político y empresarial que caracteriza a la economía global actual.

Aquel primer año, nuestro informe y las infografías que lo acompañaban se hicieron virales, lo cual nos dio a entender que existía un gran interés por este tipo de información y nos llevó a decidir que el informe se publicara anualmente. En 2013, compilamos ensayos más detallados sobre distintas dimensiones del poder. En 2014 y 2015, organizamos una convocatoria abierta de ensayos, con la idea de recopilar los mejores análisis y ayudar a promover el trabajo de jóvenes investigares-activistas. En 2016, decidimos centrarnos específicamente en el tema del poder y la democracia, en un momento en que los acontecimientos que se estaban sucediendo en Grecia, el Estado español, el Reino Unido y otros países ponían claramente de manifiesto que las contradicciones entre ambos eran cada vez más evidentes. En nuestro informe, decidimos examinar si podíamos entender mejor esas contradicciones y, a la vez, analizar cómo se podría mejorar y rearticular la democracia de forma que pueda subvertir realmente las estructuras injustas de poder.

Como explica la escritora e investigadora Hilary Wainwright, también integrante de la red del Transnational Institute, comprender la tiranía empresarial y financiara debe ser “el punto de partida para identificar cómo desarrollar un contrapoder”. Este es, al fin y al cabo, el objetivo último de la serie de informes ‘Estado del poder’: entender y movilizar mejor nuestro propio poder para poder construir el mundo justo y sostenible que deseamos. Esperamos que estos ensayos contribuyan a la lucha.

Nick Buxton, editor de ‘Estado del poder’

Estado del poder 2016