La Unión Europea tiene una política común de seguridad y defensa que establece la agenda en materia de control de las fronteras y gestión de las crisis en la UE, así como la forma en que la Unión responde a los desafíos de seguridad global como el cambio climático. Por otro lado, muchos de los Estados miembros de la UE son grandes potencias militares y albergan algunas de las mayores compañías de armas del mundo.