Los drásticos cambios que se han producido en los últimos años en ámbitos como la alimentación, el clima, la energía y las finanzas han vuelto a dar el protagonismo a las cuestiones de uso de la tierra y de control de la tierra en la escena del discurso del desarrollo, en un momento en que esas mismas condiciones están desencadenando una fiebre sin precedentes de tierras y aguas en todo el mundo. La fusión de los complejos de la agroalimentación industrial y de la energía ha propiciado que las tierras y aguas vuelvan a ser un recurso clave del sistema capitalista mundial, alimentando a su vez una gigante proceso renovado de cercamientos, conocido como ‘acaparamiento global de tierras’. Es necesario abordar las cuestiones de tierra en un contexto global cambiante y de repensar qué se necesitaría para una movilización eficaz en un entorno de este tipo. Ni la reforma agraria ni la seguridad en la tenencia de la tierra pueden, por si solas, actuar como un marco para el análisis o de acción en la coyuntura actual. Si, como sugiere nuestro análisis, urge una transición de la demanda popular por la ‘reforma agraria’ y la ‘seguridad en la tenencia de la tierra’ hacia otra cosa, cabe plantear la ‘soberanía de la tierra’ como un marco alternativo.