La respuesta por defecto para tratar de responder al número creciente de personas refugiadas y migrantes ha sido militarizar las fronteras en lugar de abordar las necesidades humanitarias o las causas de base que obligan a las personas a abandonar su hogar. El trabajo del TNI sobre las guerras de frontera analiza la globalización de la seguridad fronteriza, la forma en que criminaliza a las personas refugiadas y a quienes les apoyan, las políticas que han situado la seguridad por encima de los derechos humanos y los intereses empresariales que impulsan la agenda securitaria y se benefician de ella.