Claves para derribar los mitos en torno al Tratado sobre la Carta de la Energía

Una guía para personas interesadas, activistas, periodistas y responsables políticos
10 March 2021
Report

En los últimos meses ha aumentado la preocupación hacia el Tratado sobre la Carta de la Energía (TCE) por el peligro que supone para las acciones climáticas urgentes, y cada vez se unen más voces contra el tratado, pero los que se benefician de él también han incrementado su propaganda, promoviendo una serie de mensajes falsos sobre cómo el TCE atrae las inversiones limpias y cómo su "modernización" solucionará cualquier defecto. Desmonta su retórica con nuestra nueva guía para derribar los mitos del TCE.

Descarga la guía competa aquí o lee el resumen en esta publicación.


La oposición al TCE está creciendo muy rápido. En octubre de 2020, el Parlamento Europeo aprobó poner fin a la protección de las inversiones en energía fósil cubiertas en el TCE. En noviembre del mismo año, 280 parlamentarios/as pidieron a la Comisión Europea y a los Estados miembro de la UE “explorar vías para una salida conjunta”. Un mes después, en diciembre, más de 200 líderes climáticos y científicos/as se sumaron a esta demanda añadiendo que el TCE supone “un obstáculo fundamental” para lograr una "transición rápida hacia un sistema energético libre de combustibles fósiles es vital”. En el Consejo de la UE, algunos Estados miembro como Francia, España y Luxemburgo, han sugerido la opción de abandonar el TCE si este no está en línea con el Acuerdo de París. Bélgica y Suecia han preguntado al Tribunal de Justicia de la UE si el TCE es compatible con el Derecho la Unión.

Pero hay muchos intereses en juego y ya se preparan para defender el tratado - incluso están proponiendo la expansión a nuevos países, particularmente en África, Asia y América Latina. Estos intereses incluyen el lobby de la industria de la energía fósil, que quieren mantener sus privilegios, los abogados, que ganan millones defendiendo casos bajo el TCE, la Secretaría del TCE, que tiene vínculos interesados con ambos sectores y que su mera existencia depende del tratado - y la lista continúa.

Esta guía pretende ayudar a activistas, personas interesadas, periodistas y responsables políticos a entender los argumentos que desmontan la propaganda de los defensores del TCE. El trabajo de investigación se ha realizado en base a los documentos públicos, intervenciones documentadas, revisión bibliográfica y cruzando los datos disponibles que desmontan las siguientes afirmaciones:


  • Afirmación 1: El TCE atrae más inversión extranjera

  • Afirmación 2: El TCE promueve el Estado de derecho

  • Afirmación 3: El TCE es la única forma de proteger a los inversores del sector energético en el extranjero, especialmente en países con sistemas judiciales deficientes

  • Afirmación 4: Los Estados ganan la mayoría de los casos en base al TCE

  • Afirmación 5: Los inversores ganan mucho menos dinero del que reclaman

  • Afirmación 6: Las pequeñas y medianas empresas (pymes) usan el TCE con más frecuencia

  • Afirmación 7: Gracias al TCE se incrementarán las inversiones en energía limpia

  • Afirmación 8: El TCE no favorece a los combustibles fósiles, sino que protege todos los tipos de energía por igual

  • Afirmación 9: El TCE protege el clima ya que obliga a los Gobiernos a cumplir sus compromisos de energía renovable

  • Afirmación 10: Muchos inversores en energía renovable resultaron perjudicados en España, y en otros países, y el TCE es su única vía para obtener justicia

  • Afirmación 11: Modernizar el TCE contribuirá a adaptar el tratado a los objetivos climáticos

  • Afirmación 12: Integrar el “derecho a regular” de los Estados en el TCE protegerá las políticas públicas de las demandas de inversores

  • Afirmación 13: Modernizar el TCE contribuirá a adaptar el tratado a la política de inversiones de la Unión Europea

  • Afirmación 14: Abandonar el TCE no es una opción, ya que los países que se retiran pueden ser objeto de demandas durante 20 años más, por lo tanto es mejor no retirarse

  • Afirmación 15: No podemos abandonar el TCE porque debemos defender el multilateralismo

  • Afirmación 16: El TCE brinda acceso a servicios de energía modernos y reduce la pobreza energética

  • Afirmación 17: Adherirse al TCE permite a los países influir en cuestiones de energía a nivel mundial

  • Afirmación 18: Es pretencioso que las ONG digan a los países que no deberían adherirse al TCE
Download: