Esta pandemia está afectando a un mundo que ya está en crisis y tendrá un impacto desproporcionado en las personas más vulnerables de nuestra sociedad, en particular en el Sur Global, a menos que nos movilicemos para exigir una respuesta justa. Es una llamada de atención de que el actual sistema capitalista no es apto para proteger la salud de nuestros individuos y sociedades. Debemos aprender las lecciones para derrotar al Coronavirus, hacer frente a las múltiples crisis, desde la creciente desigualdad hasta la crisis climática, y construir la sociedad justa y sostenible que todos deseamos.